Las «trolas» que Carmen Basadre nos está contando

Luis Latorre

LUGO CIUDAD

02 sep 2016 . Actualizado a las 00:32 h.

QQue dice la concejala Carmen Basadre que las malvadas normas estatales y europeas le han obligado a que en el «pulpogate» solamente se valore la oferta económica para licitar los puestos del pulpo en las fiestas. Asegura que no le quedó otro remedio, pobrecilla ella, y que lamenta no haber podido hacer nada pero que es lo que hay. La culpa es de Rajoy, entiendo, por tener leyes tan malignas? si al menos fuera cierto.

No sé qué me resulta más preocupante: que la más veterana de las concejalas del Ayuntamiento de Lugo desconozca la normativa de tal manera o que nos pretenda hacer comulgar con ruedas de molino mintiéndonos de una forma tan evidente. Sé que es una acusación grave, pero los hechos no apoyan su desconocimiento sobre las trolas que nos está contando. Y es muy fácil demostrarlo, porque ella misma se contradice.

La cláusula 8 de Gastroarte prima con 80 puntos la calidad y las características de los productos; el reconocimiento a la excelencia como premios, sellos de calidad (un punto por cada uno hasta un máximo de seis); participación en ferias, un máximo de dos puntos. Además puntúan otra serie de aspectos relacionados con la calidad.

Solvencia técnica para la iluminación

Aquí sí se puede valorar más que la oferta económica.

Si, según ella, solo puede valorarse la oferta económica para conceder licencia para las casetas del pulpo, ¿Por qué para las barracas se puntúa también la «innovación»? Si según ella la participación tiene que estar abierta a cualquiera, ¿Por qué para la licitación de la iluminación se exige a las empresas que acrediten «solvencia técnica» y «experiencia acreditada»?

Si según ella no se puede hablar más que de dinero, ¿Por qué para los puestos de Gastroarte se puntúa la calidad del producto, que este sea gallego (se ve que el pulpo de aquí no les parece digno de valorar) o, lo que es más grave, la «participación en ferias» anteriores? ¿Eso no es puntuar la experiencia que asegura que es ilegal puntuar?

Es decir, ¿por qué en otras licitaciones que ella misma ha sacado a puja sí se puntúan unas cosas y en el del pulpo no? Si la ley obliga, obligará a todos o a ninguno, ¿no creen?

Esto apesta

Esto apesta, qué quieren que les diga. Sobre todo porque, ¡oh casualidad!, hay diferencias sutiles pero muy importantes entre las concesiones. Mientras a los concesionarios de las casetas de Gastroarte se les prohíbe terminantemente la subcontratación o la cesión de la licencia, el pliego de las casetas dice simplemente que «A ou o contratista comprométese á prestación do servizo». Es decir, que pueden hacer lo que les dé la gana con la caseta, y encima ese «compromiso» es relativo porque no hay sanción por renunciar a la concesión. 

«Os autorizados deberán instalar o posto de venda no stand adxudicado, queda prohibido calquera traspaso ou cesión do dereito», recogen las bases de Gastroarte. En esta celebración se puede ceder la concesión. En el pulpo sí...