La polémica instrucción del doble crimen de O Ceao seguirá un año más

El fiscal declaró la causa como compleja y planteó que siguiera la investigación


lugo / la voz

La justicia ha dado un balón de oxígeno a los familiares de las víctimas del doble crimen de O Ceao. La larga tramitación judicial, que no proporcionó hasta ahora ningún resultado, podrá continuar un año más. Así lo planteó el fiscal jefe lucense que, aún considerando las múltiples dificultades que plantea la resolución del caso, acordó plantear la complejidad del mismo y alargar un año más las diligencias. El irresoluto asesinato entra en la recta final de la justicia. Vencido este nuevo plazo sin avances, el archivo pude que sea definitivo si los afectados no consiguen algún fleco, algo difícil, que siga dando una complicada vida al asunto.

La ampliación de un año se produce como consecuencia de la aplicación de los nuevos plazos establecidos para los trámites procesales. Los familiares de los fallecidos, la cajera Elena López y el reponedor Esteban Carballedo, habían planteado en su momento al fiscal jefe de Lugo, Roberto Brezmes, la necesidad de que el proceso siguiera vivo para agotar todas las posibilidades de dar con el asesino o los asesinos a los que la policía nunca llegó a localizar como consecuencia de una investigación que, según diversos especialistas, fue muy deficiente.

En su momento, el fiscal revisó todo el proceso y no ocultó sus dudas sobre las posibilidades de obtener elementos válidos para la causa del interrogatorio de algunos testigos que planteaba el letrado que representa a las víctimas, Gerardo Pardo de Vera-Posada.

Aún no viendo muchas posibilidades de que en lo que queda de año se pueda conseguir lo que no se logró en 22, el fiscal quiso agotar todas las posibilidades y dar oportunidad al juzgado instructor de que realice las pruebas que considere oportunas o acepte las que pidan los afectados.

En su momento, el fiscal pidió a la policía que le informase si seguía con las investigaciones del crimen. Ese planteamiento lo hizo a componentes de una brigada de la Comisaría Científica de Madrid que se hicieron cargo de las investigaciones y que elaboraron un informe con lo hallazgos más significativos. La respuesta es que la investigación, salvo que aparecieran novedades, estaba prácticamente finalizada.

El abogado de los familiares de las víctimas planteó al juzgado que tratase de identificar a dos personas que se encontraban en el penal de Bonxe, en el año 1985, una de las cuales parece que habría reconocido en una conversación su participación en el robo del Cash Récord del polígono de O Ceao. Los autores del doble crimen se habían llevado de la caja fuerte alrededor de tres millones de pesetas que eran de la recaudación del día.

El juzgado tendrá que agotar todas las posibilidades para la obtención de alguna prueba

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La polémica instrucción del doble crimen de O Ceao seguirá un año más