Con la CHMS y Adega, el Miño corre peligro en Lugo

lugo

La actuación de la Confederación en el caso de la fábrica de la luz toma un futuro incierto. El presidente del organismo aseguró ayer que el drenaje del río no implicaba construir la polémica ataguía; quizá sin darse cuenta que una de las condiciones exigidas por la propia Confederación para aprobar el estudio de impacto ambiental fue que el drenaje del río se hiciese en seco, es decir, mediante una ataguía o presa. Por otra parte, la empresa constructora, Inca, aseguró ayer que no se entiende como la Confederación pretende sancionar la construcción de dicha ataguía si todavía está en proceso de legalización.

Para más complicaciones, la legalización de dicha ataguía no fue solicitada por el Concello, que es quien debería hacerlo como promotora de la obra. Por ello pidió la legalización Inca, pero en la Xunta alegaron que el departamento de Minas solo legalizaría el edificio de la fábrica, porque la reconstrucción de las presas del río dependía de Medio Ambiente. Tras dirigirse luego a Medio Ambiente, pasan las semanas y todavía no hubo respuesta de la Xunta. Así que la empresa advierte que a este paso no dará tiempo de legalizar la ataguía tampoco para este verano y poder acabar el proyecto.

En definitiva, la denuncia de Adega en connivencia con la Hidrográfica para paralizar la obra, sumado ahora a la burocracia del resto de administraciones, apuntan a que la obra no se acabará y la ataguía seguirá en el Miño al menos otro año más.

Votación
6 votos
Comentarios

Con la CHMS y Adega, el Miño corre peligro en Lugo