«El choque en cadena de la A-8 pudo tener el alcance del de Angrois»

«Sabíamos que pasaba algo grave», dice al recordar la colisión múltiple


vilalba / la voz

Insiste en rebajar sus méritos, insinuando que más bien solo pasaba por allí. Cuando hablamos de allí, nos referimos en este caso al alto del Fiouco, escenario de un accidente en cadena el 26 de julio del año pasado dentro de la autovía del Cantábrico (A-8). Alfonso Pérez, igual que otros dos automovilistas, salió de su coche, cogió el chaleco reflectante, y se puso a agitarlo para lograr que los vehículos que circulaban por la A-8 en sentido Lugo redujesen la velocidad y no se viesen implicados en el choque ocurrido poco antes. Dice que su comportamiento, más que heroico, fue «humano» simplemente; si algunos lo ven como heroicidad, él prefiere afirmar que se trató de un acto reflejo. «No fui el único. Salió así», decía ayer.

-¿Ha recibido alguna llamada de alguien en el año que ha pasado desde el accidente?

-Si te refieres a la administración, nadie. Fue [el accidente] un sábado. La noticia salió varios días... En Lugo, en la calle, aún me lo recuerdan a veces.

-¿Ha pensado en algún momento que el accidente podía haber sido más grave de lo que realmente fue?

-Muchísimo más. Pudo tener el alcance del Alvia en Angrois. Prueba de ello es que se cerró la autovía muchas veces. Antes del accidente, alguna vez hablaba con gente que pasa con frecuencia por allí y que suponía que ocurriría algo así, pero no a esa escala. El tramo del accidente incluyó una distancia de unos 500 metros y todo estaba lleno de vehículos. Hubo golpes al principio y al final. Con que hubiese impactado uno solo, no haría falta nada para que muriesen 50 o 60 personas. No se veía nada. No miento si digo que la visibilidad era de cinco o seis metros.

-En medio de una niebla tan densa como la de ese día, ¿era capaz de percibir la gravedad de la situación que se vivía en la zona?

-Nos enteramos de algunas cosas por el móvil. El vídeo del camión [un vehículo pesado que circulaba en sentido Vilalba impactó contra varios turismos que ya estaban parados] lo vimos en el móvil. Sabíamos que pasaba algo grave porque estábamos retenidos. Imaginábamos que sería un golpe tremendo. El miedo era que nos hiciesen un efecto sándwich. Mi obsesión era evitar que nos alcanzase un camión que venía detrás. Además no sabíamos el volumen de vehículos que estaban circulando.

-¿Cómo se sintió días después del accidente, recordando lo ocurrido?

-El día del accidente conduje hasta Lugo sin problema; pasó eso y cogí el coche. Meses más tarde, volviendo de Madrid, cogí niebla en el túnel de Guadarrama, y tuve que decirle al que venía conmigo: ?No puedo conducir?. Cuando voy por la autovía, me fijo en los parques eólicos [hay uno a pocos metros de la A-8 entre el Fiouco y A Xesta], y si los veo borrosos, salgo y cojo la carretera.

ALFONSO PÉREZ tESTIGO DEL ACCIDENTE EN CADENA DEL FIOUCO OCURRIDO HACE UN AÑO

«Hablaba con gente que suponía que pasaría algo, pero no a esa escala»

«Cuando voy y veo borrosos los parques eólicos, salgo y cojo la carretera»

«Intenté no darle importancia, apenas comentaba nada»

Pasar página. Eso fue lo que intentó Alfonso Pérez en los días posteriores al accidente que vio de cerca. «Intentamos no darle mucha importancia. Los primeros días, apenas comentábamos nada», explica. Por otro lado, confiesa que espera no volver a observar una situación como la de hace un año, aunque él una y otra vez asegura que se comportó de manera altruista y que otros tuvieron una actitud similar a la suya.

El día del accidente circulaba de la costa al interior. ¿Le parece más grave la falta de visibilidad de la costa al interior o del interior a la costa? Él opina que circular de la costa al interior puede resultar más peligroso en algunas circunstancias debido a la velocidad.

A finales del año pasado, entre las medidas aplicadas por el Ministerio de Fomento en esa zona de la A-8 figuró la instalación de un radar que controla la velocidad en unos nueve kilómetros hacia la costa.

El ámbito de actuación del radar empieza en la subida de A Xesta al Fiouco y acaba cerca del acceso de Curros, situado ya en el término municipal de Mondoñedo.

«La mejor medida que se tomó después del accidente fue cerrar ese tramo de autovía»

Resulta casi inevitable hablar con alguien que fue testigo principal del accidente más grave ocurrido en la autovía A-8 a su paso por Galicia, con decenas de coches implicados y una persona fallecida, y no comentar las soluciones planteadas para rebajar esos problemas de falta de visibilidad y las inversiones concretadas hasta ahora para mejorar una situación que se repite periódicamente.

-¿Cree que llegarán a instalarse medidas realmente eficaces contra la niebla en esa zona?

-Vi que se hablaba de unos 200.00 euros [cantidad recogida en los próximos Presupuestos Generales del Estado]. Es surrealista que en una obra nueva, con tanta inversión, pase eso. La mejor medida que se tomó en la autovía es cortarla. Quizá hay pocas soluciones. Oí algo, como lo de un túnel prefabricado. Sin ser experto en el tema, creo que va a tener pocas probabilidades.

La solución era haber consultado a los vecinos de la zona. Si el ganado se pierde...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«El choque en cadena de la A-8 pudo tener el alcance del de Angrois»