El INTA reconoce que su actividad es compatible con la del Aeroclub

Marqués recordó que el centro de Rozas será referente europeo en UAV

Jornada de visita a avionetas del INTA durante el pasado certamen aeronáutico.
Jornada de visita a avionetas del INTA durante el pasado certamen aeronáutico.

lugo / la voz

La presencia del INTA en el aeródromo de Rozas, con el Centro de Investigación Aerotransportada, es compatible con la actividad que desarrolla el Aeroclub, según reconoció el subdirector de experimentación del instituto y responsable del proyecto lucense, Bartolomé Marqués. El directivo del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial transmitió tranquilidad a los socios del aeródromo que temen que el ambicioso proyecto en el que la Xunta invertirá 45 millones de euros, impida el desarrollo de las actividades que desempeñaban hasta ahora. Lo hizo en la clausura del Critérium Aeronáutico, a requerimiento del presidente de la sociedad lucense, Luis Abelleira.

Bartolomé Marqués admitió que inicialmente valoraron la posibilidad de que el desarrollo de la investigación aeronáutica y el del Aeroclub fueran incompatibles. Sin embargo, según dijo, después de una visita que cursaron a un centro de investigación en Alemania para examinar un avión del programa HALO, cambiaron de opinión. En el centro alemán pudo comprobar, según dijo, que avionetas e investigación no solo eran compatibles, sino complementarios.

«Pensaban -añadió Marqués- que íbamos a salir tarifando y lo que buscábamos era una simbiosis de colaboración».

Recordó que el Aeroclub le proporcionó al INTA avionetas para efectuar el seguimiento de algunos de sus UAV. «Como buen matrimonio -añadió- tendremos algún roce que otro, pero estamos aquí para desarrollar el mundo de la aviación y en Lugo hemos encontrado mucha afición».

El subdirector del INTA al término de su intervención ante los socios del Aeroclub de Lugo señaló que confiaba en haber tranquilizado los ánimos sobre el futuro en relación al Centro Aerotransportado de Rozas. «El INTA -dijo- ha estado en muchos sitios y siempre hemos procurado guardar muy buena relación con el entorno y hemos sido un aliado para el desarrollo».

El Centro de Investigación de Rozas es el eje de un ambicioso proyecto que convertirá las instalaciones lucenses en referente europeo en el desarrollo de aviones no tripulados.

En una reciente visita cursada por el conselleiro de Economía y por las empresas y multinacionales interesadas en participar en el desarrollo de este tipo de aeronaves, el INTA presentó el proyecto de reforma y acondicionamiento de las instalaciones, en el que invertirán 10 millones de euros, y que estará concluido a finales de año.

Supondrá la construcción de un hangar de cuarenta metros de ancho, por las mismas dimensiones de largo. El recinto, de nueve kilómetros de perímetro, será recubierto por malla cinegética. El INTA instalará medidas de seguridad, como cámaras, según Bartolomé, para preservar el secreto de las investigaciones que desarrollan sus clientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El INTA reconoce que su actividad es compatible con la del Aeroclub