lugo / la voz

Los partidos políticos, especialmente los tres que han tenido representación en los últimos mandatos en la ciudad, han reducido de manera muy considerable su presencia con banderolas y pancartas en las calles de Lugo. El dinero que disponen las formaciones políticas, por diferentes motivos, no es el mismo que en los años de bonanza económica.

Para muestra, un paseo por diferentes calles y avenidas de la ciudad. Llama la atención que zonas como Alfonso X, Duquesa de Lugo o avenida de Madrid carezcan de carteles electorales. Por el momento, en la ciudad solo se pueden ver del PSOE y del BNG, en zonas como Fingoi, Magoi, Ronda do Carme o avenida de Madrid, pero donde hace cuatro años había una banderola por cada farola de la calle, hoy se pueden ver cada dos o tres postes. Por el momento faltan por instalarse las del PP. Una empresa de Madrid se encarga de este tipo de publicidad y los 200 carteles previstos con la cara de Jaime Castiñeira hasta ayer domingo aún no se habían instalado.

El resto de partidos que concurren a las elecciones del 24 de mayo, con apenas presupuesto, usan de manera casi testimonial las vallas colocadas en diferentes puntos de la ciudad para presentar a sus candidatos y lemas. Llama la atención, a modo de ejemplo, que en A Fonte dos Ranchos solo hay dos carteles pegados de Foro Lugo Independiente. El resto del tablón, vacío. Otras vallas disponibles para los partidos están en el fondo de la Praza Maior o en la Praza da Constitución.

De esta manera, la sensación en la calle de que ha comenzado la campaña electoral de momento es escasa, con las calles de los barrios sin ninguna alusión a elecciones municipales. Además, el Pepri prohíbe el uso de publicidad en su ámbito de actuación, por eso el centro y la Ronda da Muralla está vacía de banderolas, salvo las que anuncian las manifestación del día 21 pidiendo los servicios para el HULA, algo que sí permite la norma municipal: «De modo provisional y con ocasiones excepcionales, como ferias, fiestas, manifestaciones y exposiciones, el Ayuntamiento podrá autorizar anuncios no comerciales, limitados al tiempo que dure el acontecimiento».

De esta manera, los partidos y sus candidatos, más que nunca, tendrán que salir a la calle a pedir el voto, como ayer lo hizo Orozco con folletos en mano en la Porta de San Pedro; o el PP, que bajó al paseo del Miño y ofreció unos de sus actos con el lema «Castiñeira responde».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Las calles están limpias de banderolas