PP y PSOE empatan a 11 ediles y BNG, Podemos y Ciudadanos serán decisivos

Los tres partidos minoritarios tendrían un concajeal cada uno según la encuesta


Lugo / La Voz

Los resultados de la encuesta de Sondaxe diseñan una corporación municipal con representantes de cinco partidos, dos de ellos nuevos en la plaza lucense. BNG, Lugonovo y Ciudadanos, cada uno de ellos con un concejal, constituirían opciones decisivas para la conformación de gobierno, porque PP y PSOE empatarían a 11 ediles. Lo que para los socialistas de Orozco sería un resultado espléndido, porque mantendría lo que tiene ahora, con una ligera caída porcentual de voto (del 38,4% al 36,8), para el PP supondría perder un acta (ahora tiene 12 ediles), un notable retroceso porcentual (de 44,2% al 37,1%) y, muy probablemente, un nuevo mandato en la oposición.

El socialista Orozco, con cuatro mandatos a su espalda e imputado en la Pokémon, no acusa desgaste significativo. Sortea sin sobresaltos electorales, por tanto,  los conflictos judiciales, el tiempo de gobierno en minoría (el BNG se pasó a la oposición cuando se produjo la imputación de Orozco) y la labor de zapa de una dura oposición popular, que, a tenor del resultado de la encuesta, se desgastó más a sí misma que al gobierno. Para el candidato del PP, Jaime Castiñeira, las perspectivas electorales, según la encuesta de Sondaxe, son poco favorables. Quizá la crisis le pasa más factura a los populares lucenses, por la gestión del Gobierno y de la Xunta, que al propio alcalde, que vio mermadas durante años las posibilidades de inversión. El PP acusa, muy probablemente, su postura en relación con los nuevos servicios demandados para el HULA, y la aparición en el campo de juego electoral de opciones como Ciudadanos y Foro Lugo, que pueden recoger el voto del enfado en el centro derecha.

Según la encuesta, el BNG pierde un concejal, pero mantiene su presencia en la corporación. El Bloque+-   acusa la crisis interna, con la consiguiente división del nacionalismo, pero es probable que tampoco juegue a su favor el hecho de que su candidatura esté encabezada por un joven y aún muy poco conocido candidato, Rubén Arroxo. 

Por la izquierda de Orozco aparece Lugonovo, el grupo en el que tiene asiento el nacionalismo disidente del BNG, ecologistas e independientes. Tiene el apoyo del grupo lucense de Podemos. Esta lista, encabezada por Santiago Fernández, se estrenará con un edil, según esta encuesta; no encuentra el camino al Concello Alternativa Cidadá de Esquerdas. A su vez, Ciudadanos, con una novata en política, Olga Louzao, logra un edil; en este caso, la marca, en plena expansión parece un buen imán para el voto. Ciudadanos se mueve en un terreno en el que arañarán votos Foro Lugo, liderado por el ex popular Ildefonso Saavedra, y UPyD con Agustín Gallego.

Todos los candidatos suspenden, pero Orozco es el más valorado y conocido, por encima de Castiñeira

La ciudadanía lucense suspende a todos los candidatos a la alcaldía. La nota más alta se la lleva el actual regidor, el socialista José López Orozco, que se queda a las puertas del aprobado con un 4,88. De hecho, los casi 16 años que lleva Orozco en el poder no parecen ser un lastre para el alcalde, que continúa siendo el candidato más valorado -por encima del líder del PP, Jaime Castiñeira-, y con una cuota de conocimiento que alcanza el 98,3%.

El aspirante popular, Jaime Castiñeira, ocupa el segundo puesto en popularidad, con un 83,1%, pero la valoración que de él realizan los lucenses lo hace caer hasta el sexto puesto, con un 4,14 de nota.

La aspirante a alcaldesa por Ciudadanos, Olga Louzao, irrumpe con fuerza en el ránking de los políticos más valorados llegando al segundo puesto, con un 4,45 de nota, aunque es de las políticas menos conocida. Apenas un 16,9% de la población afirman saber quién es. Otra de las novedades en el ránking es Santiago Fernández Rocha, de Lugo Novo, que es el tercer líder más valorado, seguido de Carlos Anxo Portomeñe -de ACE (Alternativa Cidadá de Esquerdas)-, y de Rubén Arroxo, líder del BNG.

Por lo que respecta a popularidad, Portomeñe alcanza el tercer puesto con un 46,4%. Sin embargo, el resto de aspirantes son poco conocidos entre los lucenses, oscilando su índice de fama entre el 29,2% de Rubén Arroxo, líder del BNG, y el 12,3% de Agustín Gallego, de UPyD, que es, además, el que recibe la peor nota, un 3,36.

Por otro lado, en cuanto a la valoración que ofrecen los lucenses de los políticos, según sean hombres o mujeres los encuestados, apenas hay variaciones significativas. La mayor diferencia se observa en la nota que unos y otros ponen al líder de UPyD; mientras los varones le dan un 2,65, las mujeres le otorgan un 4,33. Por lo que se refiere a las edades de los encuestados, tampoco hay grandes diferencias entre las valoraciones que unos y otros aspirantes obtienen.

El sondeo también detalla la valoración que hacen los ciudadanos de los alcaldables en función del voto que hubiesen tenido en las pasadas municipales del 2011. Destaca en este sentido que los vecinos que no estaban censados por aquel entonces aportan valoraciones más positivas que aquellos que ya habían votado en Lugo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

PP y PSOE empatan a 11 ediles y BNG, Podemos y Ciudadanos serán decisivos