Un pintor que facturó 4.500 euros a Cechalva declaró que no conocía a dicha empresa

Aduanas planteó la imputación al empresario por considerar que había cometido un delito de falsedad documental


Lugo / la voz

Un pintor lucense que supuestamente hizo una factura falsa para la empresa de la grúa de Lugo les dijo a los investigadores de Aduanas que no conocía ninguna mercantil con el nombre de Cechalva. El importe del documento que emitió asciende a 4.500 euros. Supuestamente no fue el pintor el único que entregó a la polémica empresa documentos que no se ajustarían a la realidad, ya que, al parecer, los socios de la firma, con base en O Ceao, tendrían creado un entramado para sostener la caja B. Aduanas sospecha que de la misma salieron mordidas mensuales de 2.000 euros para pagar la adjudicación. Este detalle acabó salpicando al alcalde lucense.

La factura emitida por el pintor es de 4,565 euros. Los pagos a esta factura se abonaron por cheques al portador por importes inferiores a 3.000 euros, y fueron cobrados por Manuel Santiso, administrador de Cechalva.

En un primer momento, el pintor dijo que no recordaba haber mantenido relación comercial ni de otro tipo. También resaltó que no conocía ninguna empresa con esa denominación. Los investigadores tuvieron que acudir a la asesoría que lleva la documentación al pintor, y localizaron una factura por trabajos de pintura en las oficinas y en la nave por el aludido importe.

El pintor manifestó reiteradamente que no recordaba el nombre de Cechalva; pero cuando le presentaron la factura dijo que había hecho dichas tareas porque conocía a otra persona que le presentó a su padre para realizar dichos trabajos. Indicó que desconocía cómo le pagaron el importe de la controvertida factura. De hecho, no fue aportado extracto bancario de cobro, ni de la forma en la que, en su caso, se habría realizado el ingreso. Todos estos datos hacen pensar a los investigadores que la factura es falsa.

Aduanas entiende que el importe de la factura, supuestamente irregular, fue para generar ingresos en la caja B de la empresa de la grúa, desviando activo disponible. Todos los representantes de la empresa serían conocedores del hecho. También entienden los investigadores que la contabilización del IVA en la factura supondría incrementar la partida deudora (efectivo para la empresa) de 629 euros con lo que obtendría un beneficio fiscal indebido consistente en ingresar un menor importe a la hacienda pública.

La investigación entiende que Cechalva pudo incluir intencionadamente datos contables falseados en las cuentas llevadas al Registro Mercantil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un pintor que facturó 4.500 euros a Cechalva declaró que no conocía a dicha empresa