El pleno acordará antes de mayo qué nombres franquistas apea del callejero

Según el gobierno local, que dice que está casi acabado el informe técnico


lugo / la voz

En el callejero lucense quedan nombres de resonancia franquista que, al menos en apariencia, parecen llevarse mal con la llamada ley de memoria histórica y con el acuerdo plenario para apear las placas que identifican rúas con la dictadura del espadón ferrolano.

En el PP echan la culpa de esta situación al alcalde, por, dice, «ser incapaz de dar unha resposta en tempo e prazo». El Bloque cree que populares y socialistas «apostan polo esquecemento do pasado». El gobierno local presidido por el socialista José López Orozco afirma que el informe técnico sobre este asunto está prácticamente rematado y que la decisión se adoptará en sesión plenaria antes del final del mandato (las elecciones serán el 24 de mayo).

En respuesta a una pregunta de La Voz, el gobierno lucense señaló ayer por medio del servicio de comunicación del Concello: «Se está ultimando el informe para cumplir con la ley de memoria histórica y se va a llevar al pleno antes de fin del mandato».

El grupo municipal del Partido Popular, por su parte, señaló al respecto: «En calquera caso, a postura do PP a este respecto é sobradamente coñecida: o cumprimento escrupuloso da legalidade vixente. É dicir, atender estritamente ao que o secretario municipal recomende nos seus informes xurídicos». Añade: «Foi o que ocorreu no caso de Ramón Ferreiro, onde o único que existía era un capricho do goberno municipal por mudar a denominación da rúa pero finalmente un informe xurídico do secretario demostrou que non se trataba máis que unha decisión política do PSOE que non tiña ningún respaldo legal nin de todos os grupos políticos, xa que o PP opúxose a este cambio». Por último, manifestó: «Cómpre lembrar que o propio alcalde, López Orozco, se comprometera a atender a petición do grupo municipal do partido popular de darlle o nome de Manuel Fraga a unha das rúas da cidade; trátase doutro exemplo máis do oportunismo político dos socialistas, que anuncian compromisos de cara á galería que ao final nunca levan á práctica».

En el Bloque, Paz Abraira carga contra socialistas y populares: «Foron gobernos con presenza do BNG nos que se desenvolveron os cambios no rueiro, o primeiro no período 1999-2003 e o segundo no período 2011-2015. A iniciativa xurdiu de novo do BNG pero a nosa saída do goberno municipal imposibilitounos xestionala de maneira directa. É unha das grandes asignaturas pendentes deste concello. Calquera institución democrática debe velar pola eliminación da presenza da ditadura franquista das rúas e pola recuperación da historia real e da memoria». Abraira añade: «Precisamente neste momento en que PP e PSOE apostan polo esquecemento do pasado, pola anulación da verdade, pola hipocrisía institucional, é máis necesario ca nunca proceder á eliminación das pegadas franquistas do noso rueiro». Recuerda que se opuso a que se dé el nombre de una calle a Manuel Fraga, que fue ministro de Franco.

Movimiento vecinal

El portavoz de la agrupación vecinal Unave, Valentín Arias, destaca que en Lugo se incumple claramente la ley de memoria histórica en lo que atañe al callejero de la capital. Dar a una calle el nombre de una persona es hacer un homenaje a esa persona, dice Valentín Arias, que señala que quien ejerce papeles relevantes en una dictadura no merece el reconocimiento de sus conciudadanos. Urge tomar medidas para llevar a la práctica el cambio, afirman el citado portavoz vecinal. Recuerda que existe un acuerdo plenario en ese sentido. Cree llamativo que esta situación se dé aún al final del cuarto mandato de un alcalde que se dice socialista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El pleno acordará antes de mayo qué nombres franquistas apea del callejero