De los paseos por A Tolda a recorrer las calles del centro

Carlos Dafonte disfruta de las caminatas junto al Miño y en el casco histórico


lugo

Carlos Dafonte Díez (Lugo, 1945) es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad de Madrid y ese interés por la política desde su juventud se ve plasmado en la actividad que ha desarrollado a lo largo de su vida y que, aunque ya jubilado, sigue llevando a cabo. Así, fue durante doce años concejal en Lugo, secretario general del Partido Comunista de Galicia, coordinador de EU-IU Galicia y uno de los miembros fundadores de la Junta Democrática en Lugo, en 1974. En la actualidad continúa su actividad como militante de base.

Fue además uno de los promotores de «Arco da Vella», la primera galería de arte que tuvo Lugo. Entre sus aficiones destacan la lectura, pasear, escuchar música clásica y trabajar en el huerto familiar. Tiene un blog desde el año 2006 en el que trata temas políticos. En cuanto a sus tres rincones favoritos, Carlos Dafonte destaca su biblioteca, el casco histórico de Lugo y la orilla izquierda del Miño, lo que se conoce como A Tolda. En la biblioteca de su casa es en donde dedica su tiempo a la lectura pero también al estudio. «En estos momentos -explica- estudio sobre todo temas de economía o relacionados con la crisis, sin olvidar a Carlos Marx o a Lenin, que repaso constantemente y que me enseñaron, sobre todo Marx, el por qué se produjo esta crisis que nada tiene que ver con las teorías de esos gurús que nos quieren sacar de la crisis sin haberse enterado realmente de cuáles fueron sus causas». Otras de sus lecturas o relecturas favoritas son textos de autores marxistas como Gramsci o Mandel, con su teoría de las ondas largas, aunque por el medio acostumbra a leer alguna novela de carácter histórico y bastante poesía, concretamente ahora está con la conocida como poesía militante, o sea, autores como Blas de Otero, Juan Rejano o César Vallejo entre otros.

El casco histórico

Carlos Dafonte nació en pleno casco histórico y allí vivió durante muchos años de ahí su querencia por estos lugares. De niño paseaba por sus calles y es una costumbre que sigue manteniendo en la actualidad y que hace diariamente de ahí que constituya su segundo lugar de preferencia.

«Hace años -recuerda- era una zona bastante inaccesible para los peatones pero después del proceso de peatonalización, se ha conseguido una ciudad cómoda en la zona centro de la ciudad, todo lo contrario de los barrios que están fuera del casco histórico, sin perspectivas de disfrute para los ciudadanos de a pie».

La margen izquierda del Miño, lo que se conoce popularmente como A Tolda, es otro de los rincones favoritos de este político lucense y allí acude con frecuencia siempre que el tiempo lo permite.

«De niño -explica- yo no tenía aldea como otros muchos amigos míos y por lo tanto acudía al parque Rosalía de Castro y sobre todo a pasear por A Tolda; tomaba a estos lugares como si fuesen mi campo. A Tolda además, hace años, antes de la ampliación de la N-VI, era el paseo habitual de muchos lucenses y recuerdo las largas filas de seminaristas a los que llevaban allí de paseo. Asimismo, era costumbre por entonces que muchas familias acudiesen los domingos a comer a alguno de sus campos durante la época veraniega. Yo hacía ese paseo de joven e incluso cuando estudiaba en Madrid y venía a Lugo, me iba allí a pasear».

los tres rincones de carlos dafonte

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

De los paseos por A Tolda a recorrer las calles del centro