La primera niña transexual de Lugo inició los pasos para su reconocimiento

Dolores Cela Castro
dolores cela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Jesús Covas y Cristina Palacios saben que su hija es transexual desde hace ocho años.
Jesús Covas y Cristina Palacios saben que su hija es transexual desde hace ocho años. óscar cela

Los padres de Sara, hasta ahora Hugo, quieren abrir vías a otros menores

10 ene 2015 . Actualizado a las 05:05 h.

La pareja lucense formada por Jesús Covas y Cristina Palacios iniciaron el pasado verano un largo camino, que los llevó a convertirse en la cara visible en Galicia de la asociación Chrysallis, que defiende los derechos de las familias de menores transexuales. No fue una casualidad. La asociación les abrió los ojos a su propia situación familiar al verse reflejados en el caso de Emma, otra niña transexual. A partir de ese momento decidieron que para su hija Sara, inscrita en el registro civil como Hugo hace nueve años, no querían la doble vida que estaba llevando, niña en casa, niño fuera. «Queremos que a nosa filla sexa o que sinte que é», sentenciaron los padres.

«Pensamos -señalaron a dúo- que o estabamos facendo fatal. A infancia é un tempo moi importante para calquera persoa e non é para esconderse. Xa nos prantexamos a posibilidade de que Sara tiña que ser unha nena non só na nosa casa, senón sempre, que é no que estamos».

Los padres se informaron de que ya hay más de cien niños que hicieron el tránsito social, que es la primera fase de un largo proceso, que culmina con la mayoría de edad. Este primer paso, que algunos menores iniciaron con tres años, consiste en externalizar lo que es habitual puertas hacia adentro. Sara se viste y siente como una niña desde que tenía año y medio y se ponía los zapatos de su madre. Siempre prefirió las muñecas y se colocaba una toalla en la cabeza para simular una larga melena.