Innovar sí, pero con mucho «sentidiño»

Las Xornadas «Xuventude: Aval do rural» siembran ideas en Coristanco


carballo / la voz

La juventud es el aval del medio rural. Así lo indica el título de las jornadas que ayer empezaron el edificio de servicios múltiples de Coristanco, al amparo del programa Aval Xóvenes y que reunió a buen número de asistentes y a una larga lista de ponentes muy vinculados a la comarca, que expusieron su propia experiencia emprendedora. Gabriel Tirapu fue uno de los encargados de abrir las charlas. Él, como miembro de la asociación Secot (Séniors Españoles para la Cooperación Técnica), charló de la experiencia del emprendimiento. Definió la entidad que venía representando como algo similar a un «Pepito Grillo» y sus consejos fueron acogidos con gran interés por los asistentes, buena parte de ellos, claro, jóvenes.

Dijo Tirapu que el dinero no puede ser un fin en sí mismo y que si lo es lleva al fracaso; que no hay que tener prisa ni forzar las cosas; que hay que buscar la información allí donde se sepa que es fiable y aprender sobre aquello que haga falta, sin divagaciones. Que no conviene ponerse en manos de «curanderos o facilones» porque «los milagros existen, pero no para tapar nuestros fracasos». Afirmó asimismo que hay gente que trabaja mejor solo y que otra lo hace muy bien en compañía. «¿Riesgo o seguridad? ¿Lo de siempre o lo nuevo? ». Son preguntas frecuentes y hay personas que asumen mejor el riesgo que otras. Innovar sí, apuntó, pero racionalizando está palabra. No innovar porque esté de moda, sino con sentidiño. Primero pensar; después invertir. «Fuera complejos, hoy en un mundo globalizado, las fronteras se han caído», dijo. Y porque producir saben muchos, pero vender saben pocos, dio las claves del proceso de éxito para cualquier negocio: informarse, comunicarse, intercambiar conocimiento, buscar, ensayar, copiar (¿por qué no?), mejorar, estudiar y, finalmente, probar.

Después de Tirapu intervino José Manuel Andrade, gerente de la Fundación Juana de Vega, con sede en Oleiros. Él, además de reseñar brevemente qué es la Fundación y cuáles son sus líneas de trabajo, charló de nuevos yacimientos de empleo en el rural y concretó diferentes experiencias a las que dieron su apoyo: vacas cachenas, plantas medicinales, producción de edulcorante natural, gallina de Mos, transformado de castaña... En el 2013 recibieron 147 ideas empresariales de toda Galicia, el 63 % de ellas de personas que sí tenían empleo y otra actividad y el 37 % de parados. «A xente volve ao rural non porque estea no paro, senón porque detecta oportunidades de negocio», apuntó. El protagonista de una de esos nuevos nichos de mercado, producción de arándanos en Pacios (Lugo), contó su historia y suscitó un gran interés.

Hoy continúan las Xornadas en Coristanco, también con distintos ponentes y experiencias propias. Sesión continua desde las diez de la mañana hasta la una de la tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Innovar sí, pero con mucho «sentidiño»