Denuncian que agentes forestales y medioambientales sufren amenazas

Las asociaciones profesionales piden a las administraciones que las evite


OURENSE / LA VOZ

Los agentes forestales y medioambientales gallegos son víctimas, cada vez más frecuentemente, de «agresiones, amenazas y desobediencias» en el ejercicio de sus funciones, según denuncia la asociación nacional de estos profesionales (Aeafma). Este colectivo apoya a la agrupación gallega Aprafoga en la reivindicación de que las administraciones eviten este tipo de desconsideraciones hacia los trabajadores forestales y de medio ambiente. Los presidentes de ambos colectivos— Luis Díaz del nacional y Xosé Bieito Rodríguez, del gallego— se reunieron en Redondela y en esta cita se puso sobre la mesa que ya hay varias causas judiciales abiertas por estos hechos en los juzgados de Lugo, Lalín y A Estrada. En Ourense, también son frecuentes estas situaciones de riesgo para los agentes, según confirmaba uno de los directivos de Aefma, Rafael Cudeiro, agente ourensano víctima hace algo más de un año de una amenaza de muerte cuando trabajaba en el municipio de Baños de Molgas y que acabó con una condena para el agresor en un juicio rápido.

Según confirmaron desde Aeafma, el caso más reciente fue la agresión sufrida por un agente medioambiental el 39 de octubre pasado en Tui y que fue denunciado en los juzgados de esta localidad. Ambas asociaciones estudiarán si ejercen la acusación popular en estas causas si sus asociados lo solicitan. Pero ambos colectivos sí reclaman a todas las administraciones que luchen de forma «decidida» contra estos problemas.

Entre las medidas que proponen los representantes de estas asociaciones profesionales para evitar posibles agresiones o amenazas están el que las administraciones oferten cursos de formación en defensa personal para los agentes forestales y medioambientales, que se les facilite el uso de arma corta a los trabajadores que lo soliciten voluntariamente para determinados servicios como esperas nocturnas contra furtivos, realizar sus funciones en pareja y que se les dote de medios suficientes.

Entre las carencias que afrontan los agentes forestales y medioambientales gallegos, según informó Aeafma en un comunicado, está el no contar con una orden de uniformidad, el que no se repongan prendas de la ropa oficial desde el año 2007, que muchos vehículos sean antiguos o estén deteriorados y el no disponer de formación continua. Uno de los objetivos de la asociación nacional es que los agentes tengan el mismo uniforme en todas las comunidades autónomas.

Además, los representantes de los agentes forestales y medioambientales consideran que están limitados por una «estructura arcaica y poco funcional» para desempeñar el servicio público de protección y defensa del medio natural. Los alrededor de 550 funcionarios dependen de dos consellerías, Medio Rural y Medio Ambiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Denuncian que agentes forestales y medioambientales sufren amenazas