Lugo, ciudad de récords


Hubo un tiempo en el que un inquieto ciudadano quiso colocar a Lugo en el Guinness de los récords con una gran tortilla. De patata. A este paso pronto alcanzará un lugar cumbre en los inventarios de rapiña y corruptelas. Las guías dicen también que la ciudad cuenta con la única muralla romana del mundo que conserva todo su perímetro. Muchas marcas mundiales, pero récord, lo que se dice récord es el que Lugo acaba de batir ayer mismo por esos dos meses inundada por la cochambre y la mugre.

Porque Lugo sí que va a entrar ahora en el Guinness de las plusmarcas con todo merecimiento y no por uno sino por muchos motivos. Récord por los 59 días con las calles ocupadas por miles de toneladas de inmundicia. Récord por la incapacidad e incompetencia de un Gobierno municipal que desde el primer momento quiso desmarcarse de la responsabilidad adquirida y convencernos de que la cosa no iba con él. Récord por la impericia de una empresa terca e incapaz de gestionar con coherencia un conflicto laboral. Récord por la soberbia y los humos de unos trabajadores que se saben privilegiados y resistentes y que desconocen las carencias actuales del mercado laboral. Y, por encima de todo, récord por la paciencia y resignación de una ciudadanía que es la única que sufrió la demencia de políticos, empresarios y trabajadores.

El disparate vivido en Lugo en los últimos dos meses lo acredita como una ciudad singular. La capital de los récords. Apunten otro. El de la desvergüenza e irresponsabilidad de quienes la gobiernan. Y otro más. El de la falta de respeto a la ciudadanía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

Lugo, ciudad de récords