Un envío sin control echa a perder pruebas


El ahora condenado fue procesado bajo dos acusaciones distintas. La de pornografía infantil se tambaleó por culpa de un incidente que puso en cuestión la validez de las pruebas que contenía el material de almacenamiento informático de datos que la Policía incautó en casa del acusado. Los agentes registraron la casa en busca de pruebas después de que el sospechoso enseñase a la abuela de la víctima unas fotos subidas de tono de la niña, lo que provocó la denuncia de los padres. De la documentación que figura en la causa se deduce que no es posible saber dónde estuvo realmente ese material informático -entre el que hay tres ordenadores y diferentes cedés- en algunos momentos de la instrucción. La defensa no dejó de señalar esta irregularidad en el juicio, con la advertencia de que no hay manera de acreditar que los esos soportes de información y su contenido no hayan sido alterados tras su incautación.

Según la sentencia, ese material fue inicialmente depositado en el Juzgado monfortino. Más tarde, agentes de la Policía Nacional de Monforte pidieron mediante un oficio que se los entegrasen para enviarlo al grupo de informática forense de este cuerpo en A Coruña. Los agentes que se ocuparon del caso explicaron en el juicio que los ordenadores y los discos fueron remitidos de la comisaría de Monforte a la de Lugo para que desde allí los mandasen a la de A Coruña.

Pero lo cierto, recoge el fallo, es que no consta «diligencia de recepción en la comisaría de Lugo ni de traslado desde la misma al grupo de informática forense». El caso es que los agentes de ese grupo especial de A Coruña no quisieron hacerse cargo del material porque el envío les llegó sin una lista detallada de lo que contenía. Las acusaciones sostienen que en esos discos duros el acusado tenía imágenes de contenido sexual con niños, probablemente descargadas de Internet.

Como proponía la acusación particular, el tribunal ha decidido finalmente desglosar en dos las acusaciones de pornografía infantil. Invalida la que se refería a este material y condena por las fotos de la niña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un envío sin control echa a perder pruebas