La historia del habitante más misterioso de As Fragas pontesas

Bea Abelairas
Bea Abelairas AS PONTES

LUGO CIUDAD

A pesar de que apenas hablaba era muy querido y su entierro se costeó entre los vecinos, que nunca llegaron a conocer sus verdaderos orígenes

30 ene 2014 . Actualizado a las 23:26 h.

Xaquín o Xoquín das Herbas fue un personaje real, aunque lo que se cuenta de él pueda sonar a mitológico. Durante más de dos décadas (entre el año 1936 y 1958) vivió entre los árboles de A Fraga y siempre huyó de la gente, aunque terminó ganándose el cariño de muchos de sus vecinos.

«Se sospecha que era un canteiro anarquista y que vino a esconderse a esta zona, como tantos otros, pero apenas hablaba con los vecinos, suponemos que por miedo a que lo delatasen», explica Antonio Castro, concejal dedicado a las zonas rurales y que llegó a conocer a este hombre, del que asegura que era un intelectual. «Le gustaba mucho leer», dice. Castro se lamenta de la vida que tuvo que llevar y recuerda que hubo otros casos en As Pontes de personas que tuvieron que vivir muchos años escondidas. «Uno estuvo cerca de 30 años sin salir de su casa por miedo a que lo detuviesen», cuenta.

Autosufiente

Castro recuerda que cuando murió participó en una colecta, encabezada por otros represaliados que también tuvieron que echarse al monte para no ser detenidos. «Pedimos por casi todas las casas para pagar el entierro y todo el mundo quiso contribuir, todos menos el cura que cuando terminó la misa nos cobró».