La historia del habitante más misterioso de As Fragas pontesas

A pesar de que apenas hablaba era muy querido y su entierro se costeó entre los vecinos, que nunca llegaron a conocer sus verdaderos orígenes


As Pontes

Xaquín o Xoquín das Herbas fue un personaje real, aunque lo que se cuenta de él pueda sonar a mitológico. Durante más de dos décadas (entre el año 1936 y 1958) vivió entre los árboles de A Fraga y siempre huyó de la gente, aunque terminó ganándose el cariño de muchos de sus vecinos.

«Se sospecha que era un canteiro anarquista y que vino a esconderse a esta zona, como tantos otros, pero apenas hablaba con los vecinos, suponemos que por miedo a que lo delatasen», explica Antonio Castro, concejal dedicado a las zonas rurales y que llegó a conocer a este hombre, del que asegura que era un intelectual. «Le gustaba mucho leer», dice. Castro se lamenta de la vida que tuvo que llevar y recuerda que hubo otros casos en As Pontes de personas que tuvieron que vivir muchos años escondidas. «Uno estuvo cerca de 30 años sin salir de su casa por miedo a que lo detuviesen», cuenta.

Autosufiente

Castro recuerda que cuando murió participó en una colecta, encabezada por otros represaliados que también tuvieron que echarse al monte para no ser detenidos. «Pedimos por casi todas las casas para pagar el entierro y todo el mundo quiso contribuir, todos menos el cura que cuando terminó la misa nos cobró».

Buena parte de los habitantes de As Pontes recuerdan a este hombre que era totalmente autosuficiente: se hacía su ropa con restos de pieles y siempre llevaba unas curiosas polainas para resguardarse del frío. Nunca pidió comida o aceptó algún plato caliente, porque prefería buscar insectos, hierbas silvestres y raíces para confeccionar su dieta. «Quizá fuese el primer vegetariano de As Pontes», reflexionan algunos de los que han escuchado de sus mayores la historia de este personaje que tiene un espacio en el callejero y también en los folletos turísticos que se acaban de editar para promocionar los circuitos turísticos en la villa. Hay un árbol centenario con un gran hueco en el tronco y que está al pie de la denominada Ponte Vella de la que se dice que era su morada principal.

La vida de Xaquín -del que algunos sospechan que era de Pontevedra, mientras que otros fijan su origen en Lugo- fue, en cualquier caso, muy dura. Nunca tuvo, ni quiso tener una casa convencional o un trabajo al uso. «Todos sospechábamos que era para que no lo descubrieran, aunque algunas cosas hizo sobre todo de cantería y era un fenómeno», apunta Castro. También ayudó a algunos agricultores en las tareas, pero siempre con la condición de pasar completamente inadvertido.

A medida que se hizo mayor comenzó a perder el pánico a encontrarse con la gente o las autoridades y se sentaba cerca de algún camino. Seguía sin pedir comida o dinero, pero como ya no tenía fuerzas aceptaba los trozos de pan que le daban los vecinos. Murió un invierno del año 1958 en el bosque. Y desde entonces en As Pontes se le sigue recordando: se le han hecho canciones, cuadros e incluso se reclamó una plaza con su nombre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
160 votos

La historia del habitante más misterioso de As Fragas pontesas