La comisaría reconoce que la sala de objetos robados está impresentable

Requeriría meses de limpieza de varios agentes para poder enseñarla

Los periodistas de VTelevisión de Lugo no pudieron acceder ayer a la comisaría.
Los periodistas de VTelevisión de Lugo no pudieron acceder ayer a la comisaría.

lugo / la voz

El almacén o depósito de objetos robados o incautados de la Policía Nacional en Lugo no vale para ver. Eso es, literalmente, lo que reconoció ayer el departamento de prensa de la comisaría, y por ello explicó que no se podía enseñar a las cámaras de televisión. El mismo portavoz explicó que el estado del almacén de los objetos robados es tan lamentable que se necesitaría liberar a varios agentes de sus trabajos para dedicarlos únicamente a la ordenación del almacén, y probablemente no acabarían en uno o dos meses.

En días pasados la Policía Nacional pidió colaboración ciudadana para saber de quien podrían ser varios objetos que estaban depositados en este almacén y cuya procedencia no habían podido localizar. Entre esos enseres estaban una bicicleta, varios cortacésped o un generador, que se le habían incautado a un ladrón que cometió 23 robos en diferentes casas y furgonetas.

Tras esta petición de colaboración, los periodistas de Vtelevisión en Lugo se pusieron en contacto con el departamento de prensa de la comisaría para tomar imágenes de esos objetos y emitir una noticia sobre la búsqueda de los propietarios. Inicialmente el departamento de prensa dio todas las facilidades, aunque retrasó la visita un par de días, para poder adecentar el almacén, porque presentaba un estado desastroso. Pero ayer ya reconoció que ni en un día ni en varios se podría dejar visitable el depósito de objetos robados, sino que serían necesarios un buen número de agentes y varios meses de trabajo, habida cuenta de lo sucio y desorganizado que está.

El mismo departamento de la comisaría que unos días antes pedía colaboración para encontrar a los propietarios de objetos robados, ahora reconocía que no se podrían enseñar en el depósito, y literalmente negaba el permiso a las cámaras para entrar en dichas dependencias, aunque se ofrecía a facilitar datos, pero sin que se viese la realidad en imágenes.

Desde el mismo departamento explicaron que el comisario jefe es una persona muy metódica y organizada y no podría sorportar esa imagen de su comisaría en televisión.

Otras fuentes policiales reconocieron ayer que en realidad no se trata de un almacén, porque dentro de él no hay orden ni concierto alguno, y de hecho ni siquiera existe un sistema de estanterías o de clasificación para que se pueda hablar de un almacén.

Falta de espacio por el caos

Ahora se entiende que el comisario jefe de Lugo diga que en las dependencias de la calle Chantada no tienen espacio suficiente para hacer su trabajo. En realidad, en ninguna comisaría lo tendrían, por muy espaciosa que fuese, si en los almacenes no tienen estanterías y si la organización interior es tan caótica que no se pueda mostrar a la opinión pública.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La comisaría reconoce que la sala de objetos robados está impresentable