Jaime Iglesias Fernández: «No veo ningún motivo para suprimir comisarías»

Dice que la tasa de criminalidad gallega es 15 puntos inferior a la nacional


redacción / la voz

Lleva más de 40 años como policía. Hace un año, por estas fechas empezó a sonar su nombre como jefe superior de Policía de Galicia, y en enero asumió el cargo. Su currículo profesional permite concluir que no le dieron el puesto como premio de consolación ante su próxima jubilación, sino por su experiencia en la investigación del gran tráfico de drogas, adquirida en casi una década como jefe de la Udyco gallega. Esta es la primera entrevista que concede Jaime Iglesias Fernández (Allariz, 1949) en su actual cargo.

-¿Cuáles son los cometidos propios de un jefe superior, amén de acudir a los actos oficiales y despachar con el delegado del Gobierno de turno?

-Coordinación de la seguridad y de las comisarías existentes en el territorio de su competencia, coordinar la lucha contra la criminalidad, la protección de los derechos y libertades y la protección de la seguridad ciudadana.

-Lleva casi un año como jefe superior. ¿Está cerrada la remodelación interna de la dirección de la jefatura?

-Cuando una organización funciona, y cuando quien la ha dirigido lo ha hecho con visión de futuro, a pesar de que venga alguien que quiera destruirla, sigue funcionando a lo largo del tiempo. Si esta jefatura tiene una tasa de criminalidad 15 puntos por debajo de la nacional y una tasa de eficacia también 15 puntos por encima de la nacional, eso quiere decir que venía funcionando bien, por tanto no hacían falta muchos cambios. Algunos que se han hecho han sido por razón de ascensos o porque las plazas eran de un perfil distinto. Por ejemplo, hay un nuevo segundo jefe porque esa plaza había que cubrirla con un comisario principal.

-¿Qué futuro les ve a comisarías pequeñas como las de Viveiro, Monforte o Marín en estos tiempos de recortes?

-La criminalidad es un fenómeno eminentemente urbano, por eso nosotros, salvo excepciones muy singulares, estamos en ciudades de más de 30.000 habitantes. No veo ningún motivo para suprimir ninguna comisaría. No me consta que haya ninguna idea de incrementar ni reducir ninguna comisaría en Galicia.

-Su nombramiento coincidió con la tragedia de la playa del Orzán. ¿Está superado este golpe por parte de la Policía gallega?

-Todos nos sentimos muy orgullosos de esos compañeros que han dado su vida por intentar salvar a un desconocido. El impacto fue fuerte, pero creo que está superado.

-Entre los «muertos» heredados, están las imputaciones a varios policías en la investigación judicial que está en marcha en Lugo, derivada de la operación Carioca. ¿Cómo afectó ese tema a la moral del conjunto del cuerpo en Galicia?

-Creo que hay que dejar actuar a la autoridad judicial. Los hechos no son de ahora. Hay que dejar que la autoridad judicial defina las responsabilidades, si es que las hubiere. En la plantilla de Lugo hubo algún momento de tensión, pero yo creo que está superado. Yo he intentado meterme lo menos posible en ese tema. Como jefe superior entiendo que no puedo ni debo meterme en aquello que ya está judicializado.

-La recuperación del Códice fue uno de los mayores éxitos policiales del año. ¿Qué explicación tiene que se haya tardado casi un año en detener a quien era desde el primer momento el principal sospechoso? ¿Cree que la sentencia que se dicte en su día llegará a usar el socorrido recurso de «solo o en connivencia con otros»?

-Esa investigación ha sido llevada a cabo por especialistas policiales con una estrategia planificada que respondía a las referencias de cualquier investigación patrimonial, pero, además, por la singularidad del bien sustraído, que requería evitar cualquier actuación que pudiera provocar su desaparición definitiva. Durante un tiempo se fueron investigando paralelamente otras conductas sospechosas, y hasta que estas se esclarecieron no se dio el paso definitivo. Superada esa etapa de riesgo, quedó clara la autoría y participación en la sustracción de este y de otros efectos, al margen de otras conductas conocidas y que ya han trascendido a la ciudadanía en general, hasta el punto de que alguna versión musical se podría decir que es muy acertada.

-¿Qué otras investigaciones abiertas le gustaría dejar cerradas y resueltas al final de su mandato?

-Cuando llegué a la Jefatura Superior encontré que las dos investigaciones mas preocupantes en Galicia, sin olvidar otras de indudable interés, eran la del Códice y la de la desaparición de Sonia Iglesias en Pontevedra. El primero de esos asuntos está resuelto, el segundo, confiamos en que siga avanzando progresivamente.

-¿Qué es lo que considera más preocupante del actual panorama delictivo gallego?

-Galicia es una comunidad segura. Comparativamente, la tasa de criminalidad es francamente buena. La mayor preocupación policial son los hechos más violentos, los que afectan a entornos de privacidad y los que victimizan a las personas más débiles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Jaime Iglesias Fernández: «No veo ningún motivo para suprimir comisarías»