Tanto va el cántaro a ...

LUGO CIUDAD

17 nov 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Eso fue lo que le pasó al alcalde de Lugo. Que de tanto ir el cántaro a la fuente, léase al juzgado, un día se rompió. Aunque ayer solo se cuarteó el gobierno de coalición en Lugo, en las próximas semanas veremos si el cántaro salta en pedazos o consigue mantenerse perdiendo agua.

El Concello de Lugo y su alcalde no han dejado de recibir palos en los juzgados contenciosos desde hace años. Y ahora, algunos de esos casos perdidos podrían acabar en responsabilidades civiles o penales. Y todo ello le pasa a Orozco por elegir a colaboradores, Liñares es el mejor ejemplo, que lo han ido metiendo de charco en charco. ¿Por desconocimiento del alcalde, por omisión o por interés? Los jueces dirán.

El Orozco de los últimos tiempos, más endiosado que autocrítico tras 13 años de poder, más predicador que filósofo, perdió la sensación de peligro. Tiró hacia delante y consiguió llegar a los 65 y casi a senador de designación autonómica, pero se habría coronado a lo grande si cediese el testigo tras su tercer mandato. Ahora, su futuro político es brumoso.