Millonario por veintidós euros

Los bancos buscan al propietario del boleto premiado con 2,7 millones


data / agencia

Si quiere usted saber dónde está el centro de Chantada, pregunte en la cafetería Mánix. Este local manda en el cruce entre Xoán XXIII y la avenida de Monforte, el punto de más tráfico del casco urbano, donde empiezan el recinto de la Feira do Viño y también los puestos de venta ambulante los días de feria. A un paso de la plaza de abastos y el casco viejo, con las obras del edificio del Ayuntamiento a la vista, da la impresión de que sentado en una de sus mesas es imposible perderse nada de lo que pase en Chantada. Y más ayer, al día siguiente de saberse que el boleto premiado con 2,7 millones de euros en la Bonoloto se selló aquí.

A media mañana, una empleada de la delegación provincial de Loterías del Estado se presentó en el bar con los carteles que certificaban que allí había tocado el mayor premio único repartido en el sur de Lugo desde el 2004. Aquella vez, una pareja de chantadinos ganó 2,3 millones de euros en la Lotería Primitiva. El anónimo jugador que ayer se levantó millonario ganó 2.470.487,88 euros por ser el único en acertar los seis números. Y otros 251.392,51 por atinar, también en solitario, con cinco y el complementario.

Todo el mundo en Chantada se preguntaba ayer quién será el dueño del boleto ganador. En la cafetería Mánix no lo saben, y si lo saben no lo cuentan. Fran de la Torre, el propietario de la cafetería no seguía el sorteo, que se celebró el miércoles a las nueve y media de la noche. Se enteró media hora después, cuando recibió una llamada telefónica de este periódico. Después también lo llamaron de la delegación provincial de Loterías para contárselo y para pedirle discreción en caso de que conozca al ganador. Tras atender las dos llamadas, consultó el boleto que él mismo había sellado para ese sorteo con unos amigos. «Vin que non era o meu, así que durmín tranquilo toda a noite», contaba entre risas al otro lado de la barra a primera hora de la tarde de ayer, con las mesas del local llenas de parroquianos jugando a las cartas y al dominó.

El boleto ganador fue selllado el mismo miércoles. Fue una jugada múltiple de 44 apuestas en la que su dueño se gastó veintidós euros. Este tipo de boletos suelen ser de peñas, pero en este caso todo apunta a que se trata de un jugador solo, y no de uno de los grupos que todas las semanas sellan en este bar sus apuestas para la Quiniela, la Primitiva o la Bonoloto.

Algunos candidatos a millonario pasaron ayer por la cafetería para comprobar sus boletos. En general, llevaban bien la decepción. También se pasaron por allí representantes de entidades bancarias en busca de un depósito con el que mejorar la caja. Para cobrar, el nuevo millonario tiene dos opciones: acercarse a la delegación provincial de Loterías en Lugo para canjear su boleto por dinero o entregarlo directamente en algún banco o caja de ahorro, que ya se encargará de gestionar el cobro directamente con el Estado.

Votación
9 votos

Millonario por veintidós euros