La lluvia aplaca los fuegos, pero no frena la sequía

redacción / la voz

LUGO CIUDAD

MARTINA MISER

MeteoGalicia ha activado para hoy una alerta amarilla por acumulación de nieve en la montaña de Ourense y Lugo

18 mar 2012 . Actualizado a las 06:00 h.

«Non podemos esperar nunha fin de semana solucionar o problema da sequía de meses», explicaba ayer Ana Lage, de MeteoGalicia. Llovió en Galicia, «e a chuvia axuda», pero se necesita más. «Pasou un fronte frío que nos deixou ceos cubertos e tamén choivas. Chegáronse a recoller entre 10 e 15 litros por metro cadrado na metade oeste. Pouco a pouco as precipitación fóronse estendendo a toda a comunidade. Pasado o fronte, quedaron chuvascos, tamén por toda Galicia», explicó la meteoróloga sobre la jornada de ayer. Las precipitaciones no fueron de gran intensidad, «polo que non debería haber problemas de escorrentía». Por otro lado, las temperaturas experimentaron un importante descenso: hoy continuarán bajando, tanto las mínimas como las máximas.

Si bien la lluvia caída ayer no servirá para paliar los graves efectos causados ya en sectores como la ganadería -el Sindicato Labrego Galego alertó también ayer del fuerte impacto de la sequía en otros como el vino o la huerta-, el cambio de tiempo sí contribuyó a aplacar los incendios. Los bomberos forestales acabaron de apagar a las diez y media de la noche del viernes el fuego que calcinó una gran zona de monte en Samos, en la zona limítrofe entre este municipio y el de Folgoso do Courel, según informa Carlos Cortés. Las llamas comenzaron a avanzar sobre el terreno a las cuatro de la tarde del jueves y el incendió permaneció activo casi treinta horas. De acuerdo con el recuento provisional facilitado por la Consellería de Medio Rural, calcinó 440 hectáreas de monte, setenta de superficie arbolada y el resto de matorral. En los trabajos de control participaron tres técnicos, trece agentes forestales, 22 brigadas, 15 motobombas, una excavadora, cuatro helicópteros, dos aviones y una avioneta.

Quedó controlado también el fuego declarado en Vilalba, que arrasó unas veinte hectáreas. Según fuentes oficiales, otro incendio calcinó 23 de monte raso en la parroquia de Paradela de Abeleda, en el municipio ourensano de Porqueira. Se inició a las nueve y media de la noche del viernes, según informa Marta Vázquez, lo que impidió que los medios aéreos pudiesen trabajar en su extinción. Durante más de cinco horas, además de los propios vecinos, trabajaron en el lugar dos agentes forestales, tres brigadas, seis vehículos motobomba y una pala. La lluvia que comenzó a caer desde primera hora contribuyó a que no se registrasen más incendios en Ourense durante la jornada de ayer. Pese a ello, según informa Efe, la asociación Amigos da Terra considera «imprescindible» una reunión urgente del Consello Forestal de Galicia, debido al incremento de fuegos en los últimos días.