Contas alerta de la elevada deuda de ayuntamientos y diputaciones

En el 2008, 43 concellos no rindieron cuentas y 219 las aprobaron fuera de plazo


santiago / la voz

La complicada situación financiera que atraviesan las entidades locales ya afloró en las cuentas de los concellos y las diputaciones del 2008. La memoria del Consello de Contas sobre la fiscalización de ese ejercicio pone de manifiesto el lastre que representa la deuda en esas administraciones que muestran una proporción baja en las inversiones reales y respecto al pago de obligaciones reconocidas. El conselleiro mayor, Luciano Fariña, subrayó ayer estos aspectos en la entrega de la memoria fiscal a la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, un acto en el que, un año más, volvió a lamentar el elevado número de concellos que no rinden cuentas (43) o lo hacen fuera de plazo.

El informe describe diferencias significativas en el endeudamiento local, con ayuntamientos con una deuda que en el 2008 superaba el 75 % de sus ingresos corrientes. La única ciudad que rebasa ese umbral es Santiago (75,47 %). En conjunto, las siete urbes principales rebajaron en el 2008 su deuda viva de 279,23 a 274 millones de euros, con un endeudamiento medio por habitante que pasó de 282 a 275 euros. En Santiago, ese promedio llegó a 710 euros. Pero en la memoria del fiscalizador, que señala la eficacia recaudatoria de A Coruña (90,6 %) y Ourense (89 %), resultan más llamativos los casos de concellos menos poblados que, pese a tener una deuda menor en términos absolutos, alcanzan medias por habitante muy elevadas. En Vilariño de Conso tocan a 1.251 euros por vecino; en Miño, a 918; en Sanxenxo, a 823; en Os Blancos, a 820; y en As Somozas, a 811. Los gastos de personal coparon más del 50 % del presupuesto en Folgoso do Courel (60,2 %), Sober (55,9 %), Becerreá (53,4 %), Sandiás (51,7 %) y Xinzo (50,5 %).

La inversión real ejecutada fue del 24 % en Santiago y del 27 % en Lugo y Ourense. En otros municipios, no llegó ni al 20 %, como en Oroso (11,83 %), Castroverde (14,53 %), Laxe (18,75 %) y Quintela de Leirado (19,57 %).

Las diputaciones mantuvieron una deuda viva de 196 millones. El endeudamiento per cápita de la ourensana ascendió a 173 euros, por 81 de la coruñesa, 73 de la pontevedresa, y 35 de la lucense. La de Ourense también tiene el porcentaje más alto de gastos de personal (40,2 %) y la menor eficacia en la gestión recaudatoria, con un 57 % que contrasta con el 98 % de la de Pontevedra, que es también la que tiene más inversión real (50,7 %). Un año más, Contas repara en el falta de disciplina a la hora de rendir cuentas. Un total de 43 concellos ni las presentaron, lo que supone el doble del 2007 (21). Otros 219 aprobaron sus cuentas fuera de plazo, incluidas las diputaciones de A Coruña y Lugo; 12 concellos las prorrogaron; y en dos (Cedeira y Cerceda) no consta aprobación.

Fariña volvió a abogar por reducir los plazos para rendir cuentas, aunque advirtió que ese ajuste requeriría de una reforma previa de la legislación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Contas alerta de la elevada deuda de ayuntamientos y diputaciones