El mercurio supera los 30 grados en el juzgado de vigilancia de Lugo

laura lópez LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Los trabajadores recurrirán a la inspección de Trabajo para denunciarlo

28 jun 2011 . Actualizado a las 10:41 h.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciara de Lugo no lleva ni siquiera un año abierto, pero las deficiencias se acumulan. Así lo denuncian los funcionarios que allí trabajan, que se ven obligados a soportar temperaturas superiores a los 30 grados. El juzgado está situado en el ático del inmueble de la Audiencia, y los trabajadores explican que, a pesar de ser un edificio de reciente construcción, está mal aislado y no cuenta con las condiciones idóneas para trabajar.

Una de esas deficiencias que denuncian es que el juzgado carece de un sistema de aire acondicionado. La temperatura en el ático contrasta sobremanera con la del resto del edificio. En las oficinas, el mercurio oscilaba ayer a mediodía entre los 31 y los 33 grados dependiendo de las zonas. En la sala de espera el aire era casi irrespirable pues está situada en un pasillo lleno de ventanales que van del techo al suelo, sin cortinas ni persianas, donde el sol pega de lleno por las mañanas. «A primera hora es el peor momento, porque el ático conserva todo el calor acumulado, sobre todo porque aquí da el sol y no hay cortinas en ninguna ventana», contaba ayer una trabajadora.

Lo único con lo que cuentan son unos aparatos conocidos como pingüinos para refrescar el ambiente, pero son insuficientes a pesar de que los ponen a 16 grados. Además, para que el tubo del aire salga al exterior les agujerearon las ventanas. Los que se sientan cerca de esos aparatos tienen que soportar, de este modo, el frío directo del aire y el calor que desprende el propio tubo. A esto hay que añadir el ruido que hacen.

«El trabajo que realizamos aquí requiere mucha concentración, y no tenemos las condiciones idóneas para ello», afirma uno de los funcionarios.

De hecho, diferentes estudios afirman que la temperatura recomendable en el lugar de trabajo debe ser entre 20 y 21 grados, doce menos de los que ayer tenían en dicho juzgado. Los trabajadores afirman que desde la delegación territorial de la Consellería de Xustiza no les dan solución a las reclamaciones y les dicen que no hay medios. Llegados a este punto, con todo el verano por delante, tienen previsto denunciar la situación ante la inspección de Trabajo.