La hermana de la mujer asesinada hace 17 años en Lugo se encadenará en el juzgado

Efe

LUGO CIUDAD

Isabel López y Esteban Carballedo fueron abatidos a balazos el 30 abril de 1994 en el supermercado en el que trabajaban. Sus familiares exigen justicia.

02 jun 2011 . Actualizado a las 19:41 h.

La hermana de la cajera asesinada hace diecisiete años en el Cash Récord de Lugo, Isabel López, confirmó que no abandonará sus protestas para exigir un mayor compromiso por parte de las autoridades en la resolución del doble crimen y el próximo jueves se encadenará a las puertas del edificio de los Juzgados de la capital lucense.

Más de cincuenta personas participaron hoy en la manifestación convocada por los familiares de las dos víctimas mortales del citado crimen, para exigir justicia y que este caso no quede definitivamente archivado por la policía, a sólo tres años de que prescriban los delitos.

La manifestación, en la que se podían ver pancartas con frases como «llevamos 17 años en el olvido» o «la vida de dos personas no tiene valor para nuestras fuerzas judiciales», partió un poco después de las diez de la mañana de la Subdelegación del Gobierno y terminó frente a las puertas de la sede judicial.

Al terminar la protesta, en declaraciones a EFE, Isabel López volvió a lamentar que el juez que reabrió el caso «lleve un año sin hacer nada de nada». Según la hermana de la cajera asesinada, ha sido «un año perdido» y las familias de las dos víctimas están esperando a que «haga algo» para darle un impulso a la investigación.

Por ello, afirmó que está dispuesta a seguir plantándose todas las semanas ante la sede judicial y, a partir del próximo jueves, encadenarse por tiempo indefinido a las puertas del edificio, en la Plaza de Avilés.

Isabel López sigue reclamando que un policía nacional actualmente destinado en A Coruña se sume a las pesquisas, porque ese agente participó en las investigaciones iniciales y, por lo tanto, la familia considera que puede aportarle una visión diferente al caso, pero de momento no obtuvo respuesta a su petición.

Su hermana, Elena López, que en el momento de su muerte tenía 32 años, y Esteban Carballedo, un joven de 26 años, natural de Pol, que trabajaba como reponedor en el Cash Récord, fueron abatidos a balazos el 30 abril de 1994, después de que cerrase al público la nave de distribución de alimentos ubicada en el polígono de O Ceao.

Aunque la investigación señaló como posibles autores del doble crimen a dos violentos atracadores, que se llevaron un botín de unos cinco millones de pesetas, y de que la policía llegó a barajar el nombre de tres sospechosos, lo cierto es que las pesquisas concluyeron sin resultados positivos.