Uno de los fosos del castro de A Piringalla tiene cinco metros de profundidad


Uno de los fosos del castro descubierto en A Piringalla tiene cinco metros de profundidad. Los arqueólogos iniciarán en los próximos días la excavación de este foso, situado al este; en la actualidad trabajan en los otros dos, uno de 4,5 metros y el otro de 3,5.

En las últimas horas las investigaciones no depararon piezas relevantes. Aparecieron más restos de cerámica.

A este frente de interés arqueológico en la capital, se unirá en breve plazo el de la excavación al pie de la Muralla, entre A Tinería y el aparcamiento situado detrás del hospital Virgen de los Ojos Grandes. La Consellería de Vivenda no decidirá qué hace en este terreno, que había sido ajardinado por el Ayuntamiento, hasta conocer su potencia arqueológica.

En otro orden de cosas, en las próximas semanas también será centro de interés la plaza comprendida entre la Porta Miñá y el pazo de Sangro, al hilo de la recuperación de la fuente que existió en esta zona (el historiado Adolfo de Abel Vilela aclara que no es correcto denominarla de A Pinguela, aunque es frecuente identificarla con este nombre). Esta obra depende del Xacobeo. El pazo de Sangro será, por iniciativa privada, un hotel con encanto; las obras de rehabilitación y acondicionamiento se encuentran ya muy avanzadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Uno de los fosos del castro de A Piringalla tiene cinco metros de profundidad