La leyenda acompaña a las 316 islas e islotes existentes en Galicia

Medio Ambiente encargó un estudio para argumentar las adquisiciones


El interés por las islas de Galicia ha trascendido el carácter popular para extenderse al oficial. Los vecinos de los pueblos ribereños siempre mantuvieron una estrecha vinculación con los promontorios situados frente a la costa, en los que abundan mitos, leyendas y mil y una historias; pero que también, en muchos casos, cuentan con unas condiciones naturales excepcionales, paraísos permanentes de plantas y animales que el urbanismo fue devorando en el litoral. Consciente de este interés natural y sociológico, la Consellería de Medio Ambiente encargó un estudio con el fin de trabajar con un documento cargado de argumentos en el camino de recuperar las ínsulas para uso público.

El resultado de ese análisis confirma que en la costa gallega hay 316 islas o islotes con un cierto interés, dándose la mayor concentración en las Rías Baixas, precisamente donde se asienta el único parque nacional de carácter exclusivamente insular, el de Illas Atlánticas. De ese total de promontorios, el estudio reduce a 32 aquellos que tienen unas condiciones evaluables para que la Administración, concretamente el departamento que dirige Manuel Vázquez, estudie o analice la posibilidad de emprender las gestiones para conseguir que sean plenamente públicas.

El hecho de que muchas de las islas se encuentren afectadas en toda su extensión por normativas proteccionistas o leyes autonómicas o estatales ya les da la consideración de prácticamente públicas, por lo que Medio Ambiente centra sus ansias en hacerse con aquellas donde usos e incluso el acceso están más restringidos para el público en general. En el fondo, el estudio puede ser la base de un proyecto ambicioso que tiene en mente el propio conselleiro, que consiste en fundar una red de parques naturales en el que el de Illas Atlánticas prácticamente sería la joya de la corona y que empezaría a gestarse cuando el parque nacional sea cedido a Galicia, a finales de año.

Las mejores

En las 32 principales se encuentran toda las ínsulas más conocidas de la costa gallega, desde las Cíes, hasta Ons, pasando por Sálvora, las Sisargas o Coelleira, la más grande de la costa de Lugo.

De un repaso a todas ellas se concluye que prácticamente todos los promontorios que jalonan el litoral atlántico y cantábrico del noroeste peninsular constituyen una biodiversidad en la que incluso aquellos que sólo aparentan ser caprichosos montones de piedras apiladas desde el fondo del mar hasta la superficie esconden, en su interior, paraísos submarinos cuyo acceso solamente está limitado por la baja temperatura de las aguas.

Pese a que el estudio quizás no profundiza demasiado en las vivencias populares, sí saca a la luz la antigua existencia de conventos, iglesias, poblados y hasta dólmenes; especies animales de increíbles tamaños que lograron sus inéditas tallas gracias a la lejanía del hombre o míticos faros que fueron testigos de las peores tragedias marinas.

Si los argumentos tangibles fueran pocos, los legendarios adornan todavía más las islas y llevan a la conclusión de que, pese a estar separadas de tierra, en realidad nunca estuvieron alejadas de las vivencias populares.

Votación
0 votos

La leyenda acompaña a las 316 islas e islotes existentes en Galicia