Un hombre de Láncara podría enfrentarse a un año y medio de prisión por matar con su escopeta al perro de su vecino

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LÁNCARA

Imagen de archivo de la Guardia Civil en Láncara.
Imagen de archivo de la Guardia Civil en Láncara. ÓSCAR CELA

La persona investigada fue puesta a disposición de la Justicia y, de forma cautelar, la Guardia Civil intervino las armas que tenía en su poder

22 jul 2021 . Actualizado a las 18:46 h.

La Guardia civil anunció que se imputa como investigado por un delito de maltrato animal a un vecino de Láncara, de 58 años, como sospechoso de haber matado de un tiro al perro de su vecino.

Según informó la Benemérita, los hechos ocurrieron en el lugar de Viladiga, donde supuestamente la persona investigada disparó con su escopeta al perro de otro vecino de la parroquia, lo que le provocó al animal lesiones graves que acabaron por causarle la muerte.

La persona investigada fue puesta a disposición de la Justicia y, de forma cautelar, la Guardia Civil intervino las armas que tenía en su poder.

Podría acabar en prisión

El sujeto imputado podría terminar en prisión por sus actos. Según viene establecido en el Código Penal, los castigos de estas características van desde los seis hasta los 18 meses de cárcel. Además, esta pena se acercaría más a su extremo superior que al inferior, ya que la ley contempla el uso de armas como un agravante. Además, el hombre tenía prohibido el «ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales, y para la tenencia de los mismos».

La Guardia Civil investiga la tenencia de 23 pitones en una vivienda en Outeiro de Rei

Multado con 600 euros el hombre que guardaba 23 pitones en su casa de Outeiro de Rei

Lucía Blanco / M. G.

El juez de la sala de lo penal número 2 de Lugo confirmó en la mañana de este jueves la condena a un hombre acusado de un delito contra la fauna y la flora. En un primer momento, la Fiscalía pedía para el hombre, que no contaba hasta el momento con antecedentes penales, nueve meses de prisión y una inhabilitación especial para el derecho a cazar y pescar durante tres años.

Un acuerdo entre su abogada y el Ministerio Fiscal propició que finalmente el acusado no vaya a entrar en prisión. Fue condenado a 4 meses de multa a razón de 5 euros cada día -es decir, 600 euros-, así como a 4 meses de inhabilitación para actividades de caza y pesca.

Seguir leyendo