El pueblo que pierde hasta las vías del tren

El ADIF desmantela el tramo de línea férrea que dejó de usar en Pobra de San Xiao  tras la inauguración de la variante

.

lugo / la voz

A Pobra de San Xiao tiene dos estaciones de tren. Una es del siglo XIX y está a punto de quedarse sin vías; otra, del XXI, pero no paran los trenes. Además, el ADIF se la asigna a este núcleo del municipio de Láncara cuando realmente está en territorio de O Páramo.

.

En la localidad lancaresa tuvo un gran protagonismo el ferrocarril. A su estación llegaron miles de viajeros porque casi todos los trenes tenían parada en la misma. Además hubo meses, en los años sesenta, que entraron y salieron más de una decena de trenes para descargar y cargar mercancías diversas. A Pobra de San Xiao (a la que primero Renfe y luego ADIF llegaron a bautizar hasta con tres nombres distintos) está a punto de perder lo poco que le quedaba de su vinculación con el tren.

.

Desde hace unos días, un equipo de operarios trabaja activamente en el desmantelamiento de los cuatro kilómetros de vía que no están operativos desde mediados de este año, que fue cuando entró en funcionamiento la variante. Para hacer un tramo de 7,6 kilómetros, con dos túneles, fueron necesarios diez años.

Los semáforos de los pasos a nivel fueron arrancados, lo mismo que los marcadores de kilómetros de hormigón. Todo el material que está siendo levantado quizás sea vendido como chatarra. Además, las vías comenzaron a ser cortadas en tramos con potentes sopletes que derriten el acero del raíl.

.

La posible senda verde, un proyecto que parece totalmente olvidado

Mientras la vía se desmantela, la idea de crear una senda verde por los más de cuatro kilómetros de trazado, parece totalmente olvidada. No falta quien opine que el Concello, ejerciendo una lamentable dejadez, no solicite a ADIF que conserve los tramos de vía que se encuentran en la zona de la estación con vistas a su conservación en el entorno que en el futuro podría ser ajardinado. Incluso debería conservarse algunas de las señales levantadas que forman parte del patrimonio público de la localidad.

De momento, ni senda verde y ni estación para el Concello con vista a la futura creación de algún centro destinado a uso del vecindario. Además debería ser restaurado el viejo depósito de agua para las locomotoras. Sin embargo los más pesimistas creen que el futuro pinta mal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El pueblo que pierde hasta las vías del tren