monforte / la voz

El túnel de Torrente es el más largo de los tres que tienen los siete kilómetros de la variante ferroviaria de Láncara, estos días en la fase de pruebas previa a su puesta en marcha. Mide cerca de 1.400 metros y fue el escenario elegido para un simulacro de accidente ferroviario en el que ayer participaron servicios de emergencias y fuerzas de seguridad, además de personal y responsables del Adif y de Renfe y del departamento de Protección Civil de la Xunta.

Esta simulación trataba de recrear un hipotético accidente de tren ocurrido en el medio de este túnel, situado en el término municipal de O Páramo y a unos pocos cientos de metros de la nueva estación que sustituye a la actual de A Pobra de San Xiao. Para ello, Renfe hizo circular desde Monforte un tren de viajeros de media distancia conducido por un maquinista de verdad y atendido por un interventor y un agente de seguridad privada también auténticos. Los que eran simulados eran los 38 pasajeros, en realidad figurantes de diferentes edades a los que se le habían asignado diferentes personalidades. Los que tenían un papel más relevante eran los diez que tenían que hacer ver que habían resultado heridos de diferente consideración en el pretendido accidente. Uno de los que hacían de víctimas era el alcalde de O Páramo, Gumersindo Rodríguez.

El tren que los llevaba había salido de Monforte a primera hora de la tarde y ellos lo esperaban en la nueva estación de A Pobra de San Xiao. Lo previsto era que el tren saliese con los 38 viajeros y los tres empleados de Renfe a las cinco de la nueva estación de A Pobra de San Xiao, pero problemas técnicos que al parecer tenían que ver con el cambio de agujas del empalme entre la vía antigua y la nueva retrasaron más de dos horas el inicio del simulacro.

Se paró en el medio

Pasaban las siete cuando por fin el tren se metió en el túnel para detenerse en el medio y Renfe y el Adif activasen los avisos a los servicios de emergencias, que ya estaban avisados y esperaban en sus respectivas bases a que todo empezase. Los primeros en llegaron fueron dos sanitarios de una ambulancia del 061 con base en Sarria. Entraron con la ambulancia hasta la entrada del túnel y corrieron después hasta el lugar en el que estaba el tren.

En paralelo, especialistas de la Cruz Roja de las agrupaciones de Lugo y Burela entraron también hasta el túnel y en apenas cinco minutos montaron una carpa a modo de hospital de campaña. Después fueron llegando los bomberos del parque de Sarria y del servicio municipal contraincendios de Lugo, personal de diferentes grupos de emergencias locales y voluntarios de Protección Civil de Portomarín y de Lugo. Agentes de la Guardia Civil del puesto de Sarria supervisaron la evacuación de los heridos, trasladados a pie por sanitarios y bomberos por el pasadizo de emergencias que recorre el interior del túnel.

El primero que pasa

El tren que simuló este accidente es el primero convencional que circula por estos siete kilómetros de nueva vía, que pasan por territorio de los municipios de Láncara, O Páramo y O Corgo. Todo este fin de semana recorrió arriba y abajo la variante un vehículo ferroviario de obra de Ferrovial, la empresa que junto con Obras Subterráneas formó la UTE que ganó en el 2006 el concurso organizado por el Ministerio de Fomento para construir este tramo de nueva vía férrea. Este tren técnico simula la carga de un convoy normal para comprobar que esta nueva infraestructura está en condiciones de entrar en servicio.

Los siete kilómetros de la variante de Láncara están construidos con la planificación técnica de las infraestructuras ferroviarias de alta velocidad, con el ancho europeo, electrificación y doble vía. Sin embargo, como no se sabe cuándo estará en esas condiciones el resto de la línea entre Lugo y Ourense, el Ministerio de Fomento decidió que la vía ahora en pruebas tenga el ancho convencional, más reducido que el de alta velocidad, carezca de red eléctrica y sea de una sola vía. Por eso, se aprecia en todo el nuevo tramo que la plataforma sobre la que se asienta la vía tiene ancho suficiente para otra más, igual que el túnel de Torrente y los otros dos que hay en esta variante.

Un tren que salió de Monforte llevó a los supuestos viajeros hasta el centro del túnel

Votación
2 votos
Comentarios

Ponen a prueba la variante de Láncara con un simulacro de accidente de tren