El túnel de Torrente es el más largo de los tres que tienen los siete kilómetros de la variante ferroviaria de Láncara, estos días en la fase de pruebas previa a su puesta en marcha. Mide cerca de 1.400 metros y fue el escenario elegido para un simulacro de accidente ferroviario en el que ayer participaron servicios de emergencias y fuerzas de seguridad, además de personal y responsables del Adif y de Renfe y del departamento de Protección Civil de la Xunta. La simulación trataba de recrear un hipotético accidente de tren ocurrido en el medio de este túnel, situado en el municipio de O Páramo. Precisamente el alcalde de este concello, Gumersindo Rodríguez, participó entre los figurantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ponen a prueba la variante de Láncara con un simulacro de accidente de tren