Primera gran operación nocturna contra los furtivos en los ríos de Lugo

Medio Ambiente coordinó un operativo en Láncara con Seprona y Policía Autonómica


lugo / la voz

La noche del pasado viernes y madrugada del sábado, algunos vecinos de Puebla de San Julian comprobaron con sorpresa que alrededor del pueblo había un importante despliegue de agentes y vehículos policiales que peinaban las zonas cercanas al río. Aunque no trascendió información oficial al respecto, los vecinos explicaron que era un operativo de agentes de Medio Ambiente de la Xunta coordinados con agentes del Seprona y de la Policía Autonómica que realizaban una operación por sorpresa y nocturna contra pescadores furtivos. Los vecinos no supieron explicar que zonas de río fueron peinadas, pero explicaron que vieron a los agentes y a una media docena de vehículos moverse por la na y entrar en zonas del río como la playa fluvial, en donde permanecieron algún tiempo aparcados, algunos en sitios iluminados y otros en la oscuridad.

Fuentes de las fuerzas de seguridad dijeron que fue una operación coordinada de vigilancia del furtivismo, pero sin precisar lugares ni ningún detalle del operativo, que al parecer fue el primero, pero habrá más de estas características.

Los ríos de la Provincia de Lugo son históricamente los más castigadas por los furtivos, debido a la gran extensión de cauces que discurren por zonas despobladas y boscosas. Y actualmente sigue siendo igual. En cada comarca y en cada pueblo, los vecinos saben a quien recurrir para conseguir varios kilos de truchas de río ilegales, para regalar, o para una cuchipanda de amigos. Son profesionales de la esquilma del río, conocidos por sus apodos o nombres familiares, que en algunos casos viven exclusivamente de la venta de la pesca ilegal con trasmallos, anzuelos durmientes y otras técnicas, y que venden hasta a 40 euros el kilo. Alguno también practica la caza mayor furtiva y vende las piezas incluso en Madrid. El Seprona y los agentes de Medio Ambiente conocen a muchos de estos sujetos, pero les es difícil pillarlos con las manos en la masa porque trabajan de noche y con total cautela. De todas formas, tampoco hasta ahora se habían visto operaciones como la de la noche pasada, donde tres cuerpos de funcionarios con competencias y conocimientos complementarios trabajan coordinados en una «operaciones de cerco» a determinados puntos de río, tal como explicó algún vecino de Láncara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Primera gran operación nocturna contra los furtivos en los ríos de Lugo