Distinta imagen un día después: los hosteleros de Lugo precintan las mesas para evitar aglomeraciones

Los casos de coronavirus siguen cayendo y Guitiriz es el único concello de la provincia con el peor nivel de contagios

La mitad de las mesas de las terrazas deben estar precintadas para mantener la distancia de seguridad
La mitad de las mesas de las terrazas deben estar precintadas para mantener la distancia de seguridad

LUGO/ LA VOZ

Las cafeterías de Lugo lucieron este domingo una imagen distinta. El abarrote de las terrazas del centro guardó más distancia. Alguno de los hosteleros del centro de la capital precintaron este domingo las mesas y sillas para que los clientes pudieran cumplir con las distancias mínimas de seguridad. Una medida que el viernes y el sábado todavía no había sido utilizada en algunos locales. Con la implementación de esta normativa, las terrazas se llenaron igual y el ambiente se mantuvo durante la mañana, aunque con menos aglomeraciones. Según el Plan da Hostelería Segura da Comunidade Autónoma de Galicia los gerentes de los locales de restauración son ahora los responsables del aforo que declaran y su cálculo. 

Guitiriz es el único concello que supera el peor nivel de contagios

La próxima revisión puede dejar a Guitiriz como el único municipio de la provincia de Lugo con el máximo nivel de restricciones contra el coronavirus. Además, Monforte y cuatro de los otros seis municipios lucenses que están en el segundo nivel de restricciones pasarán probablemente al tercero, el que permite abrir el interior de los locales de hostelería y levantar los cierres perimetrales. De este grupo de siete, solo A Pobra do Brollón y A Pontenova siguen en estos momentos por encima de los límites que permiten suavizar las medidas anticontagios. A Pontenova está incluso al borde de empeorar y subir de nivel.

Con el inicio de la desescalada de esta tercera ola de la pandemia, la Xunta dejó a Guitiriz y O Corgo como los únicos municipios de la provincia de Lugo con el nivel más alto de restricciones, que incluyen cierre perimetral, y prohibición de abrir la hostelería. El martes de la semana pasada, cuando el comité clínico se reunió para decidir el ritmo de la vuelta a la normalidad, la incidencia acumulada en estos dos municipios superada los 500 casos detectados en 14 días por cada 100.000 habitantes, el nuevo límite establecido para las restricciones más estrictas. Pero desde el martes, tanto Guitiriz como O Corgo han mejorado.

Según los datos conocidos este domingo, el número de contagios detectados en las últimas dos semanas en Guitiriz es de 47, lo que deja la incidencia acumulada en 856, todavía muy por encima de 500. En O Corgo, en cambio, ya son menos de 10 y eso hace que la incidencia acumulada haya caído en ese municipio por debajo de 150.

O Corgo saldrá el martes

El comité clínico se reunirá de nuevo el martes y si nada se tuerce O Corgo llegará a ese día en condiciones de pasar ya no al nivel intermedio, sino directamente al más bajo, lo que permitirá reabrir en este municipio la hostelería (tanto con terrazas como con interiores). En cuanto a Guitiriz, a pesar de que la evolución de los datos es buena, no parece que la situación esté mejorando tan rápido como para llegar al martes con una incidencia acumulada menor a 500, así que esta localidad tendrá que esperar unos días más para ver aliviadas sus medidas de control de la epidemia.

Monforte mejora a la espera del martes

Las cosas también mejoran en la mayoría de los siete municipios que se quedaron en el nivel intermedio porque su incidencia acumulada supera los 250 casos por cada 100.000 habitantes. En este grupo está Monforte, foco de los peores brotes de esta tercera ola en la provincia de Lugo, en la que llegó a superar los 1.300 casos por cada 100.000 habitantes. Con los datos de ayer, Monforte refuerza su tendencia a la mejoría y consolida la bajada de la curva de contagios. Esta localidad registra ahora 40 casos, siete menos que el día anterior. La incidencia acumulada se aleja un poco más de la barrera de 250 y cae a 217.

Con estos números, parece probable que el comité clínico del martes saque a Monforte del nivel medio de restricciones y lo pase al básico. Esto permitiría a la castigada hostelería de esta localidad (que ha sufrido todos los cierres generales y alguno más provocado por brotes locales) abrir también el interior de sus locales, y no solo las terrazas, como ahora. Y también abriría el municipio a la llegada de visitantes de Lugo, Ourense, Vigo, Santiago y el resto del territorio gallego no sujeto a limitaciones extraordinarias.

Los otros seis

Los otros seis municipios en el nivel intermedio de la desescalada son Sober y A Pobra do Brollón, en la comarca de Lemos; Guntín, Baralla y Outeiro de Rei, en el centro de la provincia; y A Pontenova, en el norte. Con los datos de este domingo, A Pobra do Brollón sigue con una incidencia superior a 250, aunque por lo menos ya ha bajado del 500 que llegó a sobrepasar el sábado. También A Pontenova está por encima. Con los 11 casos detectados en la dos semanas anteriores que revelan los últimos datos, su incidencia acumulada está en 499, al borde de la barrera que devuelve al peor nivel de restricciones.

La situación de Sober, Guntín, Baralla y Outeiro de Rei es mejor. Los cuatro están por debajo del 250. En el caso de Sober, por ejemplo, solo queda un vecino con contagio activo.

En cuanto a la capital de la provincia, acumula en estos momentos 188 casos, lo que supone una incidencia acumulada de 191.

Las cifras de casos activos serán en unos días como antes de Navidades

Las cifras de contagios activos que se registran en estos momentos en la provincia no son las mejores en lo que va año, pero les falta poco. De acuerdo con los datos difundidos este domingo, 511 residentes en la provincia están pasando la enfermedad. Son 96 menos que el día anterior, y solo 21 más que los 490 que había el 1 de enero. A partir de ese día, las cifras de la pandemia no hicieron más que crecer. Al ritmo actual, todo apunta que el número de casos activos volverá a caer esta semana al nivel previo a las Navidades. El número de hospitalizados también sigue bajando. En estos momentos, en los hospitales de la provincia hay 43 pacientes con covid-19, 13 de ellos en cuidados intensivos.

La nueva desescalada: Tres niveles y revisiones dos veces por semana

La Xunta ha decidido utilizar el dato de la incidencia acumulada a 14 días como guía fundamental para gestionar esta nueva desescalada a nivel municipal. En las localidades que suman más de 500 casos por cada cien mil habitantes en las dos semanas anteriores se aplica un cierre total de la hostelería, donde ese baremo esté entre 250 y 500 se permitirá la apertura de terrazas al 50% y con menos de 250 se podrá servir también en el interior al 30%. Los desplazamientos solo son posibles entre municipios en el mismo nivel. El comité clínico que asesora a la Xunta se reunirá todos los martes y, en una versión reducida, los viernes, igual que hasta ahora. Las autoridades sanitarias esperan poder aprovechar esas reuniones para cambiar el mapa de restricciones dos veces por semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Distinta imagen un día después: los hosteleros de Lugo precintan las mesas para evitar aglomeraciones