Urbanismo, personal y transporte, claves en el futuro de Guitiriz

La aprobación definitiva del PXOM o la supresión de los pasos a nivel en Parga están pendientes


VILALBA / LA VOZ

Hace diez años, en Guitiriz se recogía el desarrollo de sendos planes parciales en seis lugares de la localidad que podrían servir para una expansión que atenuase la imagen alargada del casco urbano. Por otro lado, en estos años se ha comentado más de una vez la posibilidad de abrir calles, que también en tendrían incidencia en el tráfico, dominado por el tramo urbano de la N-VI, principal arteria de la villa.

No obstante, se trata de asuntos cuya importancia contrasta con la falta de consecuencias prácticas, puesto que falta, pese a los años transcurridos desde su inicio, la conclusión del nuevo plan urbanístico.

 URBANISMO

Un plan sin acabar y otro en proyecto. El Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) inició su tramitación en la pasada década. El documento logró la aprobación inicial; pero la falta de aprobación definitiva condiciona el desarrollo de planes parciales o la apertura de nuevas calles, asuntos que no han pasado de la fase teórica. Hasta cuestiones ambientales, como la catalogación de árboles que quedarían protegidos y no se podrían talar, están frenadas.

Otro asunto que se abrió paso al final de este mandato fue la aspiración de un Área de Rehabilitación Integral (ARI) para varios barrios de O Buriz y de Os Vilares. La propuesta se aprobó en el pleno de enero, y la obtención de la declaración permitiría el acceso a ayudas públicas para la mejora de viviendas. El Concello incluso convocó, el mes pasado, una reunión de vecinos de los núcleos incluidos con miembros de la empresa redactora de la propuesta.

El lugar fijado para ese encuentro, O Vilariño (Os Vilares), tiene un interés que va más allá de lo estrictamente arquitectónico, ya que se trata del barrio natal del poeta Xosé María Díaz Castro. Por las parroquias de Os Vilares y de O Buriz discurre una ruta de senderismo, inspirada en el autor de Nimbos. En O Vilariño está la casa natal del escritor, propiedad de la Asociación Cultural Xermolos, que desde hace años lucha por llevar a cabo su restauración. En enero se anunció que la Diputación aportaba 10.000 euros para el proyecto.

 PERSONAL

El GES, un servicio polémico. En el pleno de noviembre el grupo de gobierno, con el apoyo del edil Jesús Veres, acordó renunciar a seguir siendo sede del Grupo de Emerxencias Supramunicipais (GES), que prestaba servicio a este municipio y a otros tres -Friol, Begonte y Xermade-. Luego el Concello decidió aplicar un Expediente temporal de regulación (ERTE), lo que generó una demanda de nulidad.

 La situación afecta incluso a las elecciones sindicales previstas en el Concello. Iban a celebrarse el día 20: pero el calendario debe modificarse al haber sido incluidos los trabajadores del servicio, seis en total, en el censo de personal. Otra cuestión es que los trabajadores lleguen a ser readmitidos, lo que implicaría la necesidad de colocarlos en algún servicio del Concello, puesto que el GES ya no funciona.

Hace semanas, antes de las elecciones, personal de la Confederación Intersindical Galega (CIG) se reunió con los distintos candidatos y les planteó la posibilidad de solicitar a la Xunta un nuevo GES, cuya plantilla se ampliaría con otras contrataciones hasta completar las 12 personas que suelen formar esos servicios.

 TRANSPORTE

Nuevo rechazo en Parga a un plan de supresión de pasos a nivel. Hace varios meses, el organismo Administrador de infraestructuras ferroviarias (ADIF) presentó un plan para suprimir tres pasos a nivel en Parga. La propuesta encontró rechazo de los partidos políticos y de vecinos, por considerar que la villa quedaría partida en dos, hasta el punto de que se constituyó una plataforma ciudadana para canalizar la oposición.

 Ese colectivo presentó una alternativa, consistente en una variante ferroviaria, que discurriría al norte de Parga, con un trazado de unos tres kilómetros y un coste de unos ocho millones de euros. La obra no depende del Concello, aunque su capacidad para gestionar ante ADIF una salida al problema se antoja decisiva.

 MEDIO AMBIENTE

El agua, una periódica inquietud. En otoño se pidió públicamente que no se consumiese agua de la traída al hallarse altos niveles de hierro, medida que duró varias semanas. El Concello colocó filtros en los depósitos, a los que llega el agua procedente del embalse de San Juan, aunque falta la instalación de más filtros, para lo que se reservó una partida de 100.000 euros en los presupuestos de este año. También esá pendiente la colocación de un baipás en el embalse, de modo que el agua podría llegar de los arroyos a la red sin pasar por el pantano. El PSOE recogió en su programa electoral la solución de los problemas en las traídas públicas.

 SOCIEDAD

La Casa da Botica, una vieja aspiración. Tras años de polémicas y de trámites, en abril se anunció la adjudicación de las obras para restaurar la Casa da Botica y convertirla en geriátrico. Las obras dependen de la Diputación, aunque el edificio fue aportado por el Concello tras haberlo comprado. El PSOE incluyó en su programa la conclusión de la residencia, así como la transformación del Punto de Atención a la Infancia (PAI) en una escuela de educación infantil, lo que permitiría ampliar las plazas disponibles para niños de hasta tres años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Urbanismo, personal y transporte, claves en el futuro de Guitiriz