El plus de aparcar a la sombra y la paloma en rueda de molino

El itinerario de salida hacia A Coruña conserva viejas señales y diseños que no deberían perderse


Lugo / La Voz

Cuando los coches no tenían aire acondicionado y se hacía necesario parar a comer o tomar algo, conseguir aparcamiento a la sombra en verano era un lujo. El restaurante San Martín, de Carral (Begonte), que pasó por varias manos, ofrecía a sus cliente ese plus. Una señal, que aún se conserva en la parte derecha de la calzada, así lo recuerda.

Siguiendo ruta hacia el límite con la provincia (punto del que desapareció un mojón de cantería, sin que se sepa cuál puede ser su paradero), a la entrada de Guitiriz está la curiosa paloma en la que no todo el mundo repara. Está en la gasolinera de Ponte Veiga. Lamentablemente el pedestal, en el que hay una placa que se pide conducir con prudencia, no tiene la fecha de colocación.

Algunos vecinos recuerdan que Franco le otorgó un premio al complejo del lugar (tenía piscina, gasolinera y hotel y se consideraba una iniciativa a copiar en otros sitios). Es posible que la paloma se posase allí por accidente. Su sitio lo ocupaba antes la rueda de un molino del lugar. Cierto día, o noche, parece que llegó un camión, se la llevó por delante y la partió.

En Guitiriz, en cuya travesía sobrevive un atractivo letrero de una zapatería ya cerrada, aún recuerdan las señales que había a las entradas diciendo «Guitiriz, villa de veraneo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El plus de aparcar a la sombra y la paloma en rueda de molino