¿Se aliviará el catastrazo de Guitiriz?

La carga fiscal derivada de las actualizaciones del IBI puede compensarse con diversas medidas


vilalba / LA VOZ

A Guitiriz, como a otros municipios, le ha llegado un catastrazo. La actualización y la regularización de propiedades han supuesto un aumento de los ingresos municipales correspondientes al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). La recaudación por el IBI de naturaleza urbana rebasa este año el medio millón de euros.

La cuestión ocupó parte del pleno del jueves, en el que se aprobaron los presupuestos del 2019. La alcaldesa, Regina Polín, manifestó que el tipo impositivo de Guitiriz era bajo: para los bienes de naturaleza rústica está en el 0,30 %; para los de naturaleza urbana, en el 0,40 %, tras haberse rebajado en el 2014. El concejal Jordi Blengua recordó que se había aprobado, en este mandado, una propuesta suya para aplicar bonificaciones a construcciones relacionadas con la actividad agropecuaria pero que estaba pendiente.

PARA PAGAR MENOS

La bonificación, en manos del Concello. La propuesta que presentó Blengua, edil no adscrito, incluía dos tipos de bonificaciones: por un lado, de un 95 % para construcciones en las que se lleven a cabo actividades agrícolas o ganaderas; por otro, de un 50 % para construcciones con actividades mixtas (la agrícola y ganadera compaginada con otra).

Una medida como esa no es novedosa en la comarca chairega. Uno de los casos más destacados fue el de Vilalba, no solo por la amplitud de la zona rural sino por las voces críticas que se alzaron contra la regularización catastral. El Concello vilalbés acordó implantar una bonificación del 90 % en las construcciones vinculadas con actividades agropecuarias, y uno de los detalles de esa medida es que no tiene un plazo concreto.

Una vez abierta esa posibilidad, en el consistorio se recibieron unas 150 peticiones, que en su mayor parte fueron aceptadas. Si algún propietario no lo hizo, puede realizar ese trámite, aunque los efectos de la bonificación no se notarán hasta el año siguiente. Por otro lado, el Concello prevé aumentar el control en la zona rural para comprobar que las construcciones para las que se solicitó esa bonificación están realmente dedicadas a actividades agropecuarias.

De todos modos, aunque en Guitiriz se llegue a aplicar una bonificación, los dueños de propiedades han pagado una tasa de 60 euros por cada regularización que ha afectado a propiedades suyas.

Si en un municipio hay asociaciones que se ven obligadas a pagar por edificios suyos, cabe la posibilidad de que el Concello decrete exenciones: esa situación se ha dado en este mandato en Cospeito, en donde cuatro sociedades -dos de Muimenta, una de Xustás y una de Seixas- quedaron libres de ese pago.

MÁS INGRESOS

Fondos que pueden repercutir en zonas rurales. La reducción de la base imponible del IBI tuvo como consecuencia una menor cantidad que debían pagar los vecinos. Ese ahorro se cifró en unos 170.000 euros. El concejal Jesús Veres, que hoy está en la oposición y que formaba parte del gobierno local cuando se aprobó la rebaja, lamentaba, ya en este mandato, que no se hubiese empleado 170.000 euros en alguna obra en la zona rural. De ese modo, decía, también se habría favorecido a los vecinos.

En el pleno del pasado jueves, en el que apoyó los presupuestos presentados por el grupo de gobierno, reprochó al ejecutivo local que en el documento no se hubiesen incluido más fondos para obras en la zona rural. Teniendo en cuenta que el Concello dispone ahora de más fondos, la capacidad inversora podrá aumentar.

En un municipio como el de Guitiriz, en el que la actividad ganadera está muy presente, las modificaciones de las cantidades que deben pagarse tienen la particularidad de que pueden coincidir con momentos de crisis en la ganadería. Ese detalle era subrayado por el concejal no adscrito, Jordi Blengua, en la moción en la que pedía una bonificación del IBI: manifestaba entonces, en noviembre del 2016, que la crisis del sector lácteo tenía una directa repercusión en un ayuntamiento como Guitiriz.

EL MATIZ

Única subida impositiva. En el pleno del jueves, frente a las críticas de la oposición, la alcaldesa explicó que el del IBI era el único incremento registrado en Guitiriz y que su aplicación, en última instancia, no era una decisión del Concello sino la consecuencia de una medida tomada por el anterior gobierno central.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Se aliviará el catastrazo de Guitiriz?