Una iglesia para un gran Guitiriz

El edificio fue proyectado cuando la villa manejaba expectativas de crecimiento por el campo de aviación


VILALBA / LA VOZ

Guitiriz soñaba con despegar. Andando los años cuarenta del siglo pasado, la situación de la villa, a medio camino entre Lugo y A Coruña, y la existencia de un campo de aviación hacían suponer que las expectativas de la localidad serían importantes. Se contaba con que la localidad podría crecer, y la construcción de una nueva iglesia fue uno de los rasgos que expresaron aquellos años de posible expansión.

El actual párroco de la localidad, Óscar Santiago, expresaba ayer esas impresiones, recordando cómo el empeño de otro cura, Manuel Bande, había sido decisivo para que la obra se llevase a cabo. Eso sí, contar con un templo de apariencia tan solemne y monumental como la nueva iglesia parroquial, dedicada al Sagrado Corazón de María, llevó nada menos que 20 años: la primera piedra, explicó, se puso en 1948, siendo obispo mindoniense Fernando Quiroga Palacios, y la consagración tuvo lugar en 1968, estando al frente de la diócesis Jacinto Argaya Goicoechea.

El nuevo templo fue construido en estilo neorrománico, en boga en aquellos años. Las dimensiones de la iglesia sorprenden a cualquier visitante, así como detalles que se pueden ver en la fachada principal, como el rosetón o los varios cuerpos con que cuenta la torre del campanario. La construcción de la A-6 también sirvió, indirectamente, para hacer más conocido el inmueble, ya que el acceso de la autovía del Noroeste al casco urbano pasa al lado.

Las vidrieras son uno de los principales detalles de la iglesia, en donde además está enterrado el párroco que promovió su construcción. Sendas tallas de la Virgen de Fátima y de la del Pilar, de san Isidro o de san Juan -la parroquia guitiricense tiene a este santo como patrón- componen la imaginería del edificio. Las dimensiones del edificio son tales que no solo alberga la iglesia: el salón parroquial y la casa rectoral forman parte del mismo inmueble.

El actual párroco reconoce que el estado de conservación es bueno en líneas generales. Recientemente se realizaron trabajos en la parte norte del edificio, la trasera, ya que entraba agua y esa humedad acabó afectando a las paredes. En la iglesia se celebra misa a diario: de martes a sábado, a las ocho de la tarde, y los domingos, a la una de la tarde. El cura también oficia misa los domingos en la iglesia vieja y además atiende otras diez parroquias, repartidas por Guitiriz y por Begonte.

Una misa el día 22 por el aniversario de la consagración

El próximo día 22, a las ocho de la tarde, se oficiará una misa para celebrar los 50 años de la consagración de la iglesia, dedicada al Sagrado Corazón de María. La ceremonia religiosa estará presidida por el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Luis Ángel de las Heras, y han sido invitados los sacerdotes aún vivos que pasaron por la parroquia guitiricense.

El acto coincide con una época del año, el mes de agosto, en el que la presencia de forasteros, en muchos casos emigrantes que vuelven a su lugar de origen, se nota en la villa. La asistencia de fieles a misa también refleja ese rasgo, dice el párroco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una iglesia para un gran Guitiriz