La carretera que fue gran vía y que parece hoy una «corredoira»

El trazado presenta un notable deterioro en varios tramos debido a la falta de inversiones en actuaciones de mantenimiento


VILALBa / LA VOZ

El que circula por la N-634 a su paso por la provincia de Lugo, en la que entra por el municipio de Ribadeo y sale por el de Guitiriz, puede sentirse inclinado a pensar que cualquier tiempo pasado, al menos el relacionado con esta carretera, fue mejor. Razones no le faltan, puesto que la que fue gran vía del norte peninsular, por la que circulaba el tráfico de la cornisa cantábrica, tiene hoy tramos que por su deterioro la acercan más bien a una corredoira de ámbito local.

En febrero del 2014, al entrar en servicio los dos tramos que completaban el trazado de la A-8 en Galicia (Mondoñedo-Lindín y Lindín-Carreira), parecía que la N-634 quedaba reducida a la condición de vía más bien secundaria. Sin embargo, los repetidos cierres de la A-8 por niebla entre Arroxo (Lourenzá) y A Xesta (Abadín) hacen que la carretera nacional Irún-Santiago recupere a menudo el tráfico de antes en esa zona. Por otro lado, un recorrido de Ribadeo a Guitiriz, aunque de Baamonde a cerca del límite con A Coruña el trazado coincide con el de la N-VI, permite comprobar cómo el paso por la N-634 es necesario de manera frecuente: hipermercados, talleres, iglesias o cementerios están junto a la carretera o a poca distancia de su trazado, que además es de paso obligado para playas como las de Barreiros.

Esa importancia en la comunicación interior contrasta con el maltrecho firme, cuyo mal estado presenta diferencias de unos lugares a otros. Es más acusado en el municipio de Barreiros que en el de Ribadeo: en el concello barreirense, por ejemplo, es deficiente a su paso por Celeiro de Mariñaos y entre esa localidad y Vilamar. En Lourenzá es malo en el primer tramo de la subida a Arroxo, igual que ocurre, en Mondoñedo, en algunos puntos de la subida a A Xesta.

Ya en Abadín, el paso por las parroquias de Candia y de Castromaior pone a los automovilistas en la situación de conducir sobre un firme muy deteriorado, una circunstancia que también se observa al entrar en el municipio de Vilalba: la calzada está en muy malas condiciones en lugares como Martiñán o Goiriz. La situación se mantiene en alguno de los tramos de la circunvalación de la capital chairega, inaugurada en los años noventa, y en parroquias como Boizán se prolonga ese mal estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La carretera que fue gran vía y que parece hoy una «corredoira»