Los incendios del verano se previenen en el invierno en montes de Guitiriz

Las comunidades promueven todos los años trabajos de limpieza del terreno y de las pistas de acceso


VILALBA / LA VOZ

Los incendios del año próximo se irán previniendo en este invierno. Contra los de este año se actuó en el invierno anterior; contra los del año pasado, en el invierno de meses antes... El municipio de Guitiriz tiene una amplia extensión de monte que en buena parte destaca por el perfil de sus titulares, al estar en manos de comuneros; pero también sobresale por un buen estado de conservación y de limpieza que le garantiza una buena defensa ante los incendios. En este año año ha habido algunos episodios de fuegos en el sur del término municipal, pero con muy poca superficie dañada.

Desbrozar montes y entornos de pistas y mantener la red viaria en buenas condiciones son objetivos de las comunidades, que dedican fondos propios a esos trabajos con la convicción de que están invirtiendo eficazmente en prevención. De la limpieza de pistas, por otro lado, en no pocos casos se benefician también comuneros que viven en esas zonas, por tratarse de vías que no solo dan acceso a los montes.

La comunidad de Lagostelle tiene una superficie de unas 1.300 hectáreas, de las que 700 están consorciadas con la Xunta. El monte consorciado es terreno que en su día fue plantado por la administración, que ahora propone la venta de madera en subasta. Si la puja no queda desierta y la madera se vende, se reparte entre la Xunta, que se queda con el 30%, y la comunidad, que recibe el restante 70%. La limpieza y el cuidado, no obstante, son responsabilidad de los comuneros.

 Contrato con empresas

En este caso, de la limpieza no se encarga directamente la comunidad, sino que la contrata a una empresa. Una gran parte del monte comunal de Lagostelle tiene plantaciones de pino, aunque en los últimos años se está diversificando con otras especies, como explica el secretario, José Sanjuán.

La comunidad de montes de Santa Cruz de Parga, con unas 1.000 hectáreas de extensión y sin superficie consorciada, tiene también abundancia de pino entre las especies plantadas, si bien el presidente, Manuel Amil, afirma que en los últimos años se está dando protagonismo al roble americano y al castaño. Todos los años se efectúan trabajos de limpieza y de cuidado, explica Amil, que además destaca que por las pistas, precisamente por el frecuente mantenimiento, pueden circular no solo camiones sino también otros vehículos.

La comunidad de montes de Trasparga tiene unas 1.000 hectáreas de extensión, con algo menos de la mitad en régimen de consorcio con la Xunta. Pino y algo de eucalipto son las especies que abundan. Los comuneros encargan frecuentes trabajos de limpieza y de conservación, como apunta el presidente, Alfonso Blanco.

También es el pino el árbol más abundante en la comunidad de montes de As Negradas, que tiene 778 hectáreas de superficie (consorciadas, unas 500). «Hai que previr», asegura, convencido de sus palabras, el presidente, Manuel Vázquez. El monte comunal está distribuido en 44 parcelas, y en todas se efectúan trabajos todos los años -limpieza, cortas, plantaciones...-. Las tareas de cuidado del monte se contratan con empresas.

 Ensayo con ganado

En terrenos pertenecientes a la comunidad de Lagostelle, hace años, se realizó una iniciativa de cría de caballos en una zona de monte próxima al pantano de San Juan. Los animales eran de propiedad particular, y el dueño acabó renunciando a la iniciativa tras varios ataques de lobos a las reses. No obstante, el secretario de los comuneros considera que la medida posee interés, ya que, dice Sanjuán, es difícil mantener limpias grandes extensiones de monte solo con trabajos de limpieza.

«Os que mellor limpan o monte son os animais», afirma Sanjuán, que cree que debería de estudiarse la introducción de más ganado como un eficaz sistema de prevención. La fórmula debería de estudiarse, dice, para explotaciones extensivas, orientadas a la producción de carne.

En la comunidad de Lagostelle hay terreno de pastizal utilizado por socios ganaderos, que pagan por el aprovechamiento una cantidad similar a la que se lograría por el rendimiento forestal de esa superficie. En otras, como la de Santa Cruz de Parga, hay también pastizal, que comuneros con explotaciones de ganado vacuno usan de manera gratuita.

 

Una ordenanza para conservar pistas por el paso de camiones con madera

El Concello de Guitiriz tiene una ordenanza de protección y de conservación de caminos y pistas, que a menudo utilizan camiones cargados de madera. En la ordenanza se recogen sanciones que pueden ser de hasta 300 euros, de 300 a 1.000 o de 1.000 a 3.000 en función de la gravedad.

Realizar sacas de madera sin haber efectuado el depósito de la garantía, no presentar solicitud de autorización, usar tramos de la red viaria municipal cuyo uso haya denegado el Concello o dejar las pistas usadas en condiciones de riesgo para la seguridad vial son algunas de las infracciones muy graves. No presentar la solicitud de autorización o dejar las vías municipales en deficiente estado son algunas de las graves. La ordenanza se aprobó definitivamente en el último pleno.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los incendios del verano se previenen en el invierno en montes de Guitiriz