Primeros pasos para cumplir el sueño de llevar la A-8 a Santiago

Xosé María Palacios Muruais
Xosé maría palacios VILALBA / LA VOZ

GUITIRIZ

El Gobierno estudiará la prolongación de la transcantábrica a Compostela

06 ago 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Una pequeña cantidad para un ministerio, una puerta a grandes expectativas de futuro para los automovilistas. Las cifras previstas en los Presupuestos Generales del Estado del 2016 recogen una partida de 500.000 euros, que se completaría con otra de 300.000 en el 2017, para iniciar los estudios necesarios para prolongar la autovía del Cantábrico (A-8) hasta Santiago. La transcantábrica llega actualmente a Baamonde, en donde confluye con la autovía del Noroeste (A-6).

¿Esa la primera vez que se plantea la prolongación de la A-8 a Santiago?

En cuanto a idea expresada en público o planteada por alguna formación política, no. El 23 de marzo del 2010, a instancias del PSOE, en el Congreso se aprobó una proposición con ese contenido. Dos días después, en una visita a Guitiriz, Antón Louro, entonces delegado del Gobierno en Galicia, declaró que a corto plazo empezarían los estudios preliminares y que la obra era una actuación de sentido común.

¿Cómo está actualmente la conexión por carretera con Santiago?

Si se circula por la A-8 y se llega a Baamonde para tomar la A-6, a la altura del municipio de Guitiriz, casi en el límite de las provincias de Lugo y de A Coruña, hay dos opciones: una es seguir por la A-6 hasta Guísamo y luego tomar la AP-9; otra es salir de la A-6 y tomar la N-634, que entre Baamonde y ese lugar comparte trazado con la N-VI.