Parga, cantera de canteiros

GUITIRIZ

OSCAR CELA

El más joven, de 12 años, ganó un fin de semana para aprender el oficio

20 jul 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Los siete canteiros que participaron en el concurso de la Feira da Cantería, Callos e Artesanía de Parga, en Guitiriz, dispusieron de cuatro horas para tallar, a golpes de martillo y cincel, las piezas que evaluó posteriormente el jurado. El más joven de los concursantes, un viveirense de 12 años, Mateo Rubal, trabajó con ahínco mientras su padre, que es joyero, miraba atentamente la evolución de la labor artesanal de su hijo. Hizo una gigantesca magdalena, con mordisco incluido, de granito silvestre de grano fino, procedente de la cercana cantera de Ingemarga. Mateo, que no era la primera vez que concursaba, no consiguió el primer premio, pero le concedieron un accésit: un fin de semana de aprendizaje con Ramón Villar, canteiro de Guitiriz y maestro de cuantos quieren aprender el oficio.

Entre el resto de los concursantes había profesionales de la cantería y aficionados, -varios en paro por la crisis de la construcción- de Mos, Cangas do Morrazo, Monforte, Becerreá, Viveiro y Marín.

El jurado otorgó el primer premio a Jorge Díaz, de Marín, por una maternidad; el segundo, al jabalí de Marcos Escudero, de Mos, y el tercero, al busto de David Iglesias, también de Mos.