Una ruta entre castillos y animales para disfrutar en familia a media hora de Lugo

Laura López LUGO / LA VOZ

FRIOL

Friol y Outeiro ofrecen destinos de ensueño para niños: desde San Paio de Narla hasta Marcelle y Avifauna

28 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Recorrer el interior de un castillo o ver de cerca un sinfín de animales exóticos y autóctonos es el sueño de cualquier niño. Y es posible a tan solo media hora de Lugo: desde la visita a la Fortaleza de San Paio de Narla, en Friol, hasta el zoo de Marcelle Natureza o el parque ornitológico de Avifauna, en Outeiro de Rei, descubriendo durante la ruta otros lugares de interés, como la Torre de Miraz o el Dolmen da Moruxosa. Una ruta que permite pasar una jornada completa amena y divertida en familia.

El itinerario comienza en el Museo Fortaleza de San Paio de Narla, a una media hora de Lugo (28 kilómetros). Llegar es sencillo: hay que ir hasta Friol y de ahí tomar la AC-934 y la LU-P-2105. La edificación, reconstruida tras las revueltas de los irmandiños, tiene un cuerpo central flanqueado por la torre del homenaje y un gran torreón. En su interior, los espacios de la planta baja permiten acercarse al pasado más rural de Galicia, con el patio, cortes, bodega, colección de aperos de labranza, equitación, herramientas para el tejido de la lana y el lino... En la primera y en la segunda planta se pueden ver una chimenea renacentista, cocina, salón, dormitorios y otras estancias. Tras descubrir los recovecos de un «castillo», los más pequeños se asombrarán al acceder al almenado, desde donde disfrutar de las impresionantes vistas del entorno de la fortaleza. La entrada es gratuita y se puede acceder de martes a viernes de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00; y los sábados, domingos y festivos de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas.

Dejando atrás el castillo, se puede volver a Friol para comer y disfrutar de los parques infantiles, el entorno del paseo fluvial y las zonas verdes en las que a los pequeños les sobrará espacio para correr y jugar. Aprovechando la visita al municipio, es posible ver la Torre de Friol, a escasos cinco minutos de la villa, o la Torre de Miraz, desviándose algo más. Para llegar a los zoos de Marcelle y de Avifauna será necesario tomar, desde Friol, la LU-232 durante unos ocho kilómetros, y girar en el cruce por la LU-234, en dirección a Cotá y Lugo. Pero, poco antes de llegar a esa intersección, se puede hacer otra parada para visitar el Dolmen da Moruxosa, en San Martiño de Cotá.

Merendar entre animales

La jornada de aventuras termina con animales, bien en Avifauna o Marcelle, puesto que recorrer ambos parques en una sola tarde sería complicado. Estos lugares encajan a la perfección en el modelo de ocio que más se busca para disfrutar con seguridad en tiempos de pandemia: espacios amplios (por lo que no tienen problemas con las limitaciones de aforo), al aire libre, en contacto con la naturaleza y con instalaciones a punto para disfrutar de una jornada tranquila.

En Marcelle Natureza abren todos los días de 11.00 a 20.00 horas y es un auténtico paraíso para los más pequeños, que podrán conocer especies de la fauna autóctona (lobo ibérico, jabalí, oso pardo...) y exótica (bisontes, linces, suricatas, avestruces, dromedarios, canguros, cebras...). Además, se puede hacer un alto en el camino aprovechando sus amplias zonas verdes y sombras, acondicionadas para que quien lo desee lleve su comida y disfrute de un pícnic en plena naturaleza. El restaurante permanece cerrado, debido a la pandemia, pero el chiringuito sirve bebidas y helados. Otra alternativa es visitar el parque ornitológico de Avifauna, abierto de martes a domingo de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00, donde también han habilitado espacios para meriendas.

Un viaje desde el Pedregal de Irimia hasta el Castro de Viladonga, pasando por la Lagoa de Fonmiñá

Ideas para disfrutar con niños de una jornada divertida y didáctica a media hora de Lugo

Laura López

El patrimonio y el paisaje de la provincia ofrecen buenas alternativas para disfrutar este verano de una jornada didáctica y divertida al aire libre con los más pequeños de la casa. Una de esas posibles rutas alternativas incluye explorar el nacimiento del Miño, en Meira, en un antiguo glaciar, y adentrarse en el pasado castrexo a través de un recorrido por el Castro de Viladonga. Y todo a media hora de la ciudad.

La aventura puede comenzar en el Pedregal de Irimia, a tres kilómetros de Meira y a 38 de la capital de la provincia. Llegar es sencillo: hay que tomar la N-640 (carretera de Vegadeo) hasta Meira y allí la LU-P-3003 pasando por la Praza do Concello.

Seguir leyendo