Peque, con un balón en los pies

La jugadora del Friol abanderó los inicios del fútbol femenino en Monforte


monforte / la voz

El Monte Forte fue el club que apostó por el fútbol femenino en Monforte. De la mano de José Antonio Díaz y de Andrea Rodríguez se puso en marcha un proyecto, en el que Patricia Díaz López, conocida como «Peque» fue la auténtica abanderada. Llegó a la entidad con tan solo 14 años y se convirtió en una de las futbolistas con más talento. De hecho, desde entonces fueron numerosos los clubes por los que pasó.

«Recordo aqueles inicios con Andrea. Foron ilusionantes, porque darlle protagonismo ao fútbol feminino en Monforte era toda unha novidade», señala Peque.

La jugadora, que actualmente compite en el Friol B sen la Primera Autonómica, dio sus primeros toques de balón a los 5 años, y lo hizo con su madre. «Peloteaba con ela na casa, porque me gustaba moitísimo o fútbol. E aos 9 anos chegou a oportunidade de competir a fútbol sala no Madia Leva, en Sober. Non o pensei dúas veces, e despois de consultalo coa miña nai, alá fun», añade.

La cosa salió bien, y un año después la fichó el Manías, que competía en la liga Nacional. Ahí fue, precisamente, donde le pusieron el mote de «Peque». «Como era a máis cativa chamáronme así, e teño que dicir que foron tres tempadas espectaculares, nas que medrei como xogadora e aprendín moito», asegura.

Llega el Monte Forte

Al cabo de tres años le llegó la gran oportunidad, que no era otra que jugar al fútbol 11. Fichó por el Monte Forte, equipo en el que demostró su talento, su calidad y su olfato goleador. «Recordo que a tempada da Segunda Autonómica foi brutal, porque conseguín 21 goles e convertinme na pichichi do campionato», dice.

No vivió el ascenso a Primera Autonómica, ya que se incorporó al Barbadás. Pero una rotura de fibras le impidió rendir a su nivel, por lo que a media campaña lo dejó. «Fun traballar a Lugo e estiven cinco anos sen xogar», afirma.

Fue un parón temporal, ya que regresó a la primera línea, pero lo hizo al fútbol sala. «Xoguei no Rábade Fútbol Sala en Nacional e á segunda tempada xa me incorporei de novo ao fútbol 11 ao Friol, que estivo vinculado ao Lugo», puntualiza.

Su presencia fue clave para el ascenso del equipo a Primera Autonómica y para lograr el subcampeonato de la copa Diputación. Por la calidad que atesora, Peque bien podría estar jugando en el Friol A, pero sus ocupaciones le impedirían atender las exigencias de un equipo en la élite. «Estou gozando do fútbol, que sempre foi a miña paixón. Confío en competir polo menos dez anos máis, porque teño ilusión e estou nunha boa condición física», señala.

A la pregunta de si le habría gustado jugar en el fútbol profesional, la monfortina es clara. «É moi difícil que unha muller poda vivir do fútbol, salvo que vaias xogar a Estados Unidos. Aínda que se avanzou bastante, actualmente aínda existe unha gran desigualdade nos salarios entre xogadoras e xogadores, e vexo difícil que chegue a equiparación», comenta Peque.

No obstante, ve con buenos ojos que el fútbol femenino continúe con sus reivindicaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Peque, con un balón en los pies