Friol declara la guerra al minifundio

La decisión municipal de subvencionar las permutas de fincas entre particulares ha despertado interés de vecinos por los resultados que puede tener la medida


Vilalba / La Voz

La decisión de subvencionar las permutas de fincas en Friol, una medida tomada por el Concello y merecedora de una partida con ese fin en el presupuesto municipal de este año, está causando interés. El alcalde, José Ángel Santos, afirmó ayer que se habían recogido ya unas 20 solicitudes. Una vez acabados los trámites, los implicados deberán presentar en las oficinas municipales la documentación relacionada con ese proceso, lo que les permitirá rebajar los costes a la mitad.

Por otro lado, apuntó el regidor, se han recibido consultas de otros concellos, que tienen un perfil socioeconómico parecido a este y que han mostrado interés en aplicar la medida. Se trata, pues, de una guerra contra el minifundio en toda regla, aunque el Concello no toma medidas coercitivas sino que ayuda a los que dan pasos para llegar a tener más terreno para trabajar.

Así, explicó, el resultado de permutar fincas para agrupar parcelas próximas no es solo el aumento de la superficie. Santos, que además es ganadero de profesión, recalca que una finca grande permite aumentar la producción de hierba o de maíz y rebajar los costes de obtención de una cosecha. Además, detalló, el abono y el laboreo resultan más cómodos.

Así las cosas, el alcalde consideró que el resultado de este proyecto tendría consecuencias favorables: «Vai ser positivo», dijo ayer. Santos admitió que el Concello no puede decidir por sí mismo que los vecinos permuten fincas entre ellos; pero subrayó que sí se pueden tomar medidas que favorezcan a quienes viven en y del campo. En ese sentido, recordó, se acordó una bonificación del 95 %, el máximo porcentaje permitido, para las construcciones de uso agropecuario en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de naturaleza rústica.

La disminución de los costes administrativos de las permutas coincide con un momento en el que se realizan procesos de concentración parcelaria, pero en un número menor que hace años. En Friol están terminadas tres ?las de Burgo de Negral, de Gándara-Fraga de Carballo y de Marcela-Silvela?, y el alcalde sostiene que frente a esos asuntos, que rebasan la capacidad de un ayuntamiento, pueden tomarse otras medidas, que si no son tan importantes sí suponen una ayuda para los ganaderos.

Para Santos resulta vital, por ejemplo, que las explotaciones tengan buenos accesos, algo que explica con un ejemplo: si las pistas están en buenas condiciones, permiten el paso de camiones de gran tonelaje; así los viajes para el suministro de ciertas materias serán menos frecuentes, y los gastos del ganadero, también menores.

El municipio de Friol, según datos del Concello, tiene casi 600 explotaciones de ganado vacuno, repartidas por gran parte de las parroquias y con un ligero predominio de las de leche frente a las de carne (aproximadamente, un 60 % de las primeras y un 40 % de las segundas).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Friol declara la guerra al minifundio