«Os ladróns non queren traballar, pero teñen gana de festa e de comer ben»

Varias casas de Friol fueron saqueadas por los vándalos en las últimas semanas llevándose diverso material y dinero

Balbino, en una de sus fincas de Friol pastoreando con su rebaño de ovejas y alguna cabra.
Balbino, en una de sus fincas de Friol pastoreando con su rebaño de ovejas y alguna cabra.

lugo / la voz

Los amigos de lo ajeno continúan haciendo de las suyas por la provincia de Lugo. El Concello de Friol tampoco se salva de los vándalos y en los últimos tiempos el municipio también está en el punto de mira de los cacos. Ya no solo acuden a las casas a hacer de las suyas sino que ahora, también visitan fincas donde se encuentran vecinos. «O ladrón sabe ben a onde vai. Ten a súa artimaña ben estudada. Sabe perfectamente quen leva cartos enriba e quen non. Tamén ten controlado se hai ou non xente nas casas», manifestaron vecinos de Carlín, quienes se mostraron convencidos de que los ladrones no están lejos ni ajenos al municipio. «Agora nas aldeas hai pouca xente, case todo o mundo vai para a cidade a vivir e entón os vándalos aproveitanse de que moita xente maior está sola», explicaba ayer una vecina de Taín. Esta mujer, aprovechando la festividad de la Inmaculada, se encontraba en casa de su hermano que durante la semana vive solo. Hace unas semanas los ladrones tuvieron el coraje de meterse en el corral de esta casa donde se encontraba el vehículo de uno de los albañiles que estaban trabajando en la vivienda. «Tiña o coche aparcado ao carón da casa, abríronlle a porta e leváronlle a carteira con cincuenta euros dentro», relataba.

Otros vecinos del lugar de Argaz de Arriba achacaron esta oleada de robos a que «a xente non ten gana de traballar, pero si de comer e de festa e de ahí todas estas falcatruadas».

Otra de las casas de la zona, cuyo propietario falleció hace unos días, también fue objeto de los vándalos. «Ao pobre entráronlle a lo menos unhas tres veces estando él dentro. Nunha ocasión revolvéronlle todos os caixóns do chinero e leváronlle cartos e obxectos de valor», manifestaba una vecina.

Ladrones activos

En los municipios de Paradela, Portomarín, Láncara y Guitiriz continúan los hurtos. En el caso de Portomarín hace unas semanas varias viviendas fueron asaltadas, entre ellas la del suegro del sargento, a quien le robaron el coche que tenía en el bajo de su casa. También hicieron de las suyas en una casa del lugar de San Fiz; mientras su propietario estaba en el médico aprovecharon para asaltar su vivienda. El negocio de dos hermanos, uno en Portomarín y otro en Paradela, también se vio afectado por el asalto de los cacos.

Este fin de semana los concellos de Láncara y Guitiriz también se vieron afectados por la presencia de los amigos de lo ajeno. En el caso del municipio guitiricense, los cacos entraron en un garaje y se llevaron dos cuadros eléctricos valorados en aproximadamente 2.100 euros. En días atrás también dos cafeterías del centro de Guitiriz fueron objeto de los cacos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Os ladróns non queren traballar, pero teñen gana de festa e de comer ben»