Fin de mandato con un «que se besen, que se besen»

Antonio Veiga intentó evitar en todo momento salir en la foto con Martínez

Pensado abrazando efusivamente a Martínez, mientras Veiga evitó al candidato del PSOE.
Pensado abrazando efusivamente a Martínez, mientras Veiga evitó al candidato del PSOE.

lugo / la voz

En plena tormenta política por quién se hará cargo de la presidencia de la Diputación este miércoles, ayer se celebró un pleno provincial extraordinario para ratificar las actas de la sesión del 26 de mayo y en la que los diputados tuvieron ocasión de despedirse de los que no repetirán y a la vez de desearse buena suerte en el futuro, «en lo personal, no en lo político», como recalcó la popular Elena Candia. Abrazos -unos más sonoros que otros- besos y sonrisas, apretones de manos, diputados que se esquivaban e intercambio de teléfonos fueron el paisaje de la última sesión plenaria.

Entre lo más destacable, al inicio del pleno fue llamativa la soledad del excalcalde de Friol y diputado popular durante 24 años (el más veterano), Antonio Muiña. Sus roces con sus compañeros de filas durante estos cuatro años quedaron patentes esta semana cuando Friol se quedó sin diputado para el próximo mandato, a pesar de la holgada victoria del PP en ese municipio.

También fue destacable que en los discursos de despedida, especialmente en las filas del PP, que nadie se acordase del fallecimiento de Cacharro Pardo, cuando sí hubo recuerdos para otras personas que fallecieron en estos cuatro años.

Y ya al finalizar el pleno, tras los aplausos al discurso final de Besteiro, que puso fin a su etapa de 8 años como presidente provincial, comenzó el momento de las despedidas. Efusivo fue el abrazo del popular Fernando Pensado (Palas) con Manuel Martínez, candidato del PSOE a presidir la Diputación. Mientras el palense daba grandes y sonoras palmadas en la espalda del socialista, el alcalde de Baralla, Manuel González Capón, gritaba: «Que se besen, que se besen», con risas entre las filas populares. A más de un alcalde del PP la posibilidad de que presida San Marcos Manuel Martínez no le hace precisamente gracia.

Luego, camino del salón de comisiones para celebrar la última sesión del gobierno, también de trámite, fue significativo cómo el diputado Antonio Veiga (BNG) esquivaba salir en una foto con Manuel Martínez. Compañeros de gobierno durante ocho años, y ayer parecía que al nacionalista no le valía una foto con el socialista.

Eso sí, entre tanta «tensión política», los tres portavoces de los grupos políticos -Candia, Martínez y Mario Outeiro (BNG)- y el presidente provincial en funciones, José Ramón Gómez Besteiro, quisieron tener palabras de cariño y de recuerdo para los funcionarios. «Estou moi agradecido a todos e cada un deles, foron servidores públicos con maiúsculas», sentenció Besteiro. Eso sí, el líder de los socialistas dejó aviso al siguiente: «A Deputación queda con débeda cero».

último pleno provincial

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Fin de mandato con un «que se besen, que se besen»