Prisión sin fianza para la madre de Muimenta por la muerte de su hija de 7 años

La mujer no quiso declarar ante la jueza, que la acusa de un delito de homicidio o asesinato

Ana Sandamil Novo es la madre de Desirée, de 7 años, que fue hallada muerta en su casa de Cospeito
Ana Sandamil Novo es la madre de Desirée, de 7 años, que fue hallada muerta en su casa de Cospeito

Lugo / La Voz

La jueza del Juzgado Mixto número 1 de Vilalba se trasladó ayer al Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) de Lugo para tomar declaración, en calidad de investigada, a Ana Sandamil, madre de la niña hallada muerta en su domicilio en la localidad de Muimenta (Cospeito) el pasado 3 de mayo. Con la presencia de un abogado nombrado por la investigada, esta se acogió a su derecho a no declarar. Entonces, la jueza acordó para ella prisión provisional, comunicada y sin fianza, acusada de un delito de homicidio o asesinato de la niña, lo que se determinará a medida que avance la instrucción judicial.

Sin embargo, la mujer permanecerá ingresada en el módulo de custodia de presos del hospital lucense porque aún no ha recibido el alta médica. Cuando la reciba será internada en la cárcel que le corresponda.

La comitiva judicial decidió trasladarse al hospital después de que los facultativos que la tratan en el módulo de psiquiatría entendiesen que ya estaba en condiciones de prestar declaración ante la jueza.

El día de los hechos

La pequeña Desirée Leal Sandamil, de 7 años, apareció muerta a las ocho de la mañana del 3 de mayo en su casa de Muimenta. Fue su abuela quien dio el aviso al 112. Esa noche la menor había dormido con su madre, circunstancia que no era habitual. La mujer se levantó por la mañana y le dijo a la abuela que la niña estaba muerta en la cama. Entonces la abuela alertó a los servicios de emergencia, mientras la madre de la niña permanecía en casa absorta y envuelta en una manta, como la encontraron los servicios de emergencia cuando llegaron con la ambulancia. Hallaron a la niña desnuda, tapada con la ropa de cama y con lesiones en la cara, labios y cuello, que pudieron deberse a una asfixia mecánica que alguien le aplicó tapándole la boca después de una posible ingesta de medicamentos.

Los profesionales del 061 intentaron reanimar a la pequeña, pero no fue posible. Había fallecido. La casa se encontraba un tanto desordenada, y la madre estuvo envuelta en una manta y abstraída mientras los sanitarios intentaban la reanimación de su hija. También estuvo así durante el resto de la mañana, durante las horas que la jueza y los investigadores estuvieron en la casa. A algunas personas les dijo que desconocía qué había sucedido, pero a otras les indicó que la niña había ingerido pastillas que ella tenía que tomar con motivo de sus problemas mentales.

Desde el primer momento la madre se convirtió en sospechosa, y por ello fue enviada al HULA pero con orden de que no pudiese salir del hospital. Los investigadores recogieron diferentes muestras en la vivienda para analizar. Se llevaron pijamas, paños, ropa, pastillas y la botella de agua de la niña en la que apareció una sustancia negruzca que podría ser una mezcla de pastillas trituradas con cola para alterar el sabor. Varios indicios que una vez examinados se convertirán en pruebas para iniciar un posible proceso penal contra la madre.

La pequeña Desirée junto a su padre
La pequeña Desirée junto a su padre

«Si hubiera fallecido en mi casa, yo estaría preso»

El padre de Desirée, José Manuel Leal, dijo ayer tras conocer la detención de su expareja, que él ya sabía desde un primer momento que su hija no había muerto por causas naturales, porque estaba perfectamente de salud. Aseguró que desconocía la situación médica de su ex pero que si lo supiese ya habría solicitado la retirada de la custodia o denunciado la situación. Ya ha nombrado abogado e intentará pedir responsabilidades a los que deberían conocer el estado de salud de Ana Sandamil Novo, y que hubieran podido evitar que su hija falleciese.

El padre manifestó que no entendía el largo tiempo de secreto de sumario, del que se cumplirá un mes el próximo lunes, aunque entendería que se deba a que pueda haber más personas relacionadas con el caso y que la jueza trate de proteger esos datos para completar la investigación. Dijo tener el convencimiento interno de que su hija pudo estar siendo envenenada para que falleciese ese fin de semana en su casa de Roupar. «Si la niña hubiera fallecido en mi casa yo estaría preso desde ese mismo día y esto sería un show». Sin embargo, la menor apareció muerta el viernes por la mañana en casa materna y no se iba a marchar a Roupar hasta la tarde de ese día. «Lo peor es que no volveré a ver a mi hija, pero por lo menos que se haga justicia», pidió.

Días antes, ella le dio fotos a la niña para que las repartiese a toda la familia paterna 

La detención de Ana Sandamil Novo, la madre de la pequeña Desirée Leal, fue tomada ayer en la casa paterna con mucha ira e impotencia, pero a la vez con cierto alivio por ver que el suceso no está paralizado y se trabaja en esclarecer lo sucedido. «Estaba todo moi calado e daba a sensación de que a miña filla podería ter morto por causas naturais, cousa que eu sabía desde o primeiro momento que non era así», manifestó José Manuel Leal, que ahora empieza a atar cabos y le van coincidiendo ciertos comportamientos extraños que últimamente hacía la madre de su niña. «A miña exparella so quería que lle pasara os cartos e deixábame a nena o mínimo que podía. Eu loitaba pola custodia compartida pero non me podía costear un avogado particular e un de oficio sobrepasaba o salario. Intentei chegar a un acordo con ela para que ma deixara algún día que eu librara, pero nada. Non me enviaba nin traballos nin fotos da nena na escola. E sen embargo, a última fin de semana que tiven a Desi, trouxo fotos de carné para todos os da casa porque lle dixera súa nai que nolas dera», relata José Manuel, que recuerda que las últimas palabras que intercambió con su expareja fueron el último domingo que dejó a su pequeña en Muimenta. «Achegouse ó meu coche e díxome que posiblemente teríamos que facer unha analítica por unha posible alerxia da nena, e que lle faltaba unha vitamina», asegura.

«Porque non, papi»

José Manuel Real indicó que resultó muy raro que la niña no fuera a la fiesta de la Filloa a tocar la pandereta. «A fin de semana que estivo con nós, insistiunos en que a fóramos ver tocar a pandeireta o día un de maio, con motivo da festa da filloa. Eu non podía ir porque traballaba de tarde pero ían ir meus pais, meus irmáns e sobriñas. Estiveron chamando ao móbil da miña exparella toda a mañá para saber á hora que tocaba e non lles colleu o teléfono. Pola noite, chamei eu e colleume. Pregunteille á nena por que non fora a festa e a resposta foi "porque non, papi". Despedímonos con un quérote moito e ata venres, pero ese venres nunca chegará», indica destrozado el padre de la pequeña.

Por otra parte, José Manuel agradece el trabajo que están llevando a cabo desde el primer día la Guardia Civil y todos los investigadores para tratar de esclarecer el fallecimiento de su pequeña Desirée. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Prisión sin fianza para la madre de Muimenta por la muerte de su hija de 7 años