Septiembre, el mes de los jaleos en casa de Matías de Rioaveso, en Cospeito

Dos hombres de 46 años fueron detenidos este jueves como supuestos autores de un delito de extorsión y amenazas


LUGO / LA VOZVILALBA / LA VOZvilalba / la voz

Empieza a ser matemático. Fin de verano, mediados de septiembre y suceso en casa de Matías Fernández Castro. Este vecino de Pe de Bispo, en la parroquia de Santalla de Rioaveso, en el municipio de Cospeito, volvió a ser por segundo año consecutivo -en el mismo mes y en días próximos-, víctima de un supuesto delito contra las personas.

Si el 18 de septiembre del 2017, el sexagenario denunció que dos encapuchados se personaron en su casa, lo ataron, amordazaron y le sustrajeron 165 euros, un año después, el hombre volvió al cuartel de Cospeito. Lo hizo este miércoles para informar a la Guardia Civil que dos personas acudieran a su casa para pedirle dinero y luego de su negativa a entregárselo, comenzó un forcejeo que acabó con el denunciante trasladado a las inmediaciones del pozo del purín y con amenazas de arrojarlo a su interior si continuaba con su negativa. 

Pandilla de verano

Según conocedores del altercado, los supuestos agresores son dos hombres que este verano formaron pandilla con el sexagenario. «Axudábanse a facer traballos agrícolas, como apañar patacas, segar herba ou cortar leña, e andaban de rumba por aí adiante. Ademais Matías operouse dunha hernia e un dos homes, residente en Castro de Rei, viña a muxirlle as vacas e algún día tense quedado a durmir na súa humilde casa», explica este testigo.

Siguiendo el relato de esta persona, trabajar no es lo fuerte de Matías y parece que mientras los otros sí hincaban codos, este se lo tomaba todo a la ligera. Y parece que de ahí, las represalias de esta semana. «Sabían que Matías fora ao banco a cobrar e o mércores pola tarde presentáronse na súa casa. Pedíronlle cartos, este negouse e aí empezou a trifulca. Fóronse ás mans e ameazárono con tiralo a fosa séptica se non lles daba o diñeiro», indicó este conocedor.

Detenciones

Un día después de que Matías Fernández presentara la denuncia, la Guardia Civil detuvo a los dos varones, ambos de 46 años de edad, como supuestos autores de un delito de extorsión y amenazas. Uno de los arrestados reside cerca de la casa de Matías y el otro vive en la parroquia de Ansemar, en el municipio vecino de Castro de Rei. Además, a este segundo, se le intervinieron varias armas de fuego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Septiembre, el mes de los jaleos en casa de Matías de Rioaveso, en Cospeito