Los colegios rurales se imponen a los urbanos y recuperan alumnado: «Somos unos privilegiados»

En el CPI de Cervantes estudian cinco niños en cada aula, por lo que la ratio no es un problema


Cervantes / La Voz

Jueves, 10 de septiembre. Mochila preparada, mascarilla bien ajustada y muchas ganas de ver a los compañeros. Son las nueve de la mañana y la niebla se hace notar en San Román de Cervantes, a las puertas de la Reserva da Biosfera Os Ancares. Los microbuses empiezan a desfilar ante la puerta del Centro Público Integrado de Cervantes y los pequeños se dejan caer a cuentagotas. Muchos viven en aldeas de Cervantes o Becerreá. Seis meses después de que la pandemia irrumpiese en las clases y en la vida, aproximadamente 15 profesores y 32 niños de entre cuatro y 16 años vuelven a las aulas de este colegio rural, en el que llegaron a estudiar más de 200. A las nueve y media, los alumnos de infantil -el viernes lo harán los de primaria- sonríen al entrar en el colegio, cuando se encuentran de frente con sus compañeros. La mascarilla trata de esconder el gesto, pero las miradas hablan por sí solas. No hay abrazos, pero sí mucha ilusión «e ganas de ver aos amigos». Muchos de estos pequeños viven en aldeas, por lo que llevan meses sin jugar con otros niños.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Los colegios rurales se imponen a los urbanos y recuperan alumnado: «Somos unos privilegiados»