Os Ancares, año uno tras el fuego

Los montes quemados tienen  un proceso de recuperación lento  al haber ardido cerca del invierno

;
En primera persona: así fueron los incendios en Os Ancares hace un año Manuel Rodríguez, vecino de Piornedo, fue de los primeros en ver el fuego

Las heridas en el paisaje en Os Ancares siguen visibles. Como explica un vecino de Cervantes «estase a producir unha batalla por florecer». No deja de ser un poco de verde que disimula el daño que se produjo hace un año. Aun así, hay zonas que han recuperado mejor que otras, con laderas que lucen praderías y otras que siguen ennegrecidas, con algunas espigas de trigo y centeno que nacieron tras haberse extendido paja para evitar las escorrentías de ceniza hacia los ríos. Finalmente, no se pudo detener y varios ríos conservan la ceniza arrastrada por las lluvias.

El profesor de la Escola Politécnica Agustín Merino ?que ha trabajado en programas de recuperación de montes tras incendios de la última década? visitó recientemente las zonas afectadas de Cervantes y afirma que la evolución del terreno es la esperada: «Sabíamos que iba a ser lento por la fecha en la que se produjeron los incendios. Si hubiesen sido en agosto, la germinación de las semillas sería mejor porque si lloviese en septiembre, el terreno estaría aún caliente, pero al ser a mediados de octubre, se solapó, y más en zonas altas, con las bajas temperaturas».

La autosucesión de las especies y la actuación urgente para evitar la erosión del terreno fueron las medidas que propusieron los investigadores de la Politécnica de Lugo y del Centro de Investigación Forestal de Lourizán. «Por ejemplo el mulching es muy necesario, pero no en todas las zonas», explica Merino.

Aunque los incendios se llevaron por delante numerosas arboledas ?como un gran souto cerca de Piornedo? los bosques de especies autóctonas aguantaron mejor el paso del fuego. «Los montes debemos entenderlos como protectores, no solo como productores», reflexiona Manuel Rodríguez, vecino de Piornedo.

Otro aspecto son las infraestructuras. Hay carreteras, como la LU-P-1401 que mientras de Degrada a Piornedo ha quedado con importantes daños, en la zona de Cela, en dirección a Doiras, la Diputación la ha reformado por completo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Os Ancares, año uno tras el fuego