Sal marina contra la nieve en vías estatales y de mina en las provinciales y autonómicas

La Diputación y la Xunta en su mayor parte la compran en Zaragoza, a uno de los grandes proveedores de España


lugo / la voz

La nieve y el hielo son los principales enemigos del tráfico rodado en los meses de invierno. Para combatirlos, los titulares de las distintas redes viarias recurren al uso de sal. Pero no toda la que funde la nieve en las carreteras lucenses es del mismo tipo. Tanto la Xunta como la Diputación utilizan sal de mina, mientras que Fomento recurre a la sal marina. Eso sí, tanto Fomento como la Xunta utilizan también salmuera. Solo la Administración autonómica en su red viaria en la provincia gastó ayer entre las 08.00 horas y las 13.00 horas 207 toneladas de sal y 81.000 litros de salmuera.

En la Diputación, el servicio que dirige Manuel Martínez, se enfrenta al reto de conseguir el abastecimiento necesario de la sal que utiliza para las carreteras provinciales. Es sal de mina y procede de Ibérica de Sales, de Zaragoza, uno de los principales proveedores de este tipo de producto. Que el ferrocarril y la carretera compiten en muchos aspectos es algo sabido, pero en esta ocasión puede decirse que tal competencia crea problemas a la Diputación. Resulta que los transportistas del entorno de la citada industria zaragozana prefieren trabajar para las obras del AVE a meterse en un viaje largo que aleja de casa a los camioneros. Además, a los conductores se les agota el tope de horas al volante a la altura de Ponferrada, con lo que, para no demorar la entrega del producto, tienen que buscar otro conductor.

Las razones de la Diputación

En el servicio que dirige Manuel Martínez explican las causas de la elección de sal de mina frente a la sal marina. Por un lado, porque parece que es menos agresiva y al endeble pavimento de las calzadas de muchas de las carreteritas provinciales no le sienta nada bien. Tampoco al entorno inmediato, como árboles y praderas; no le gusta nada a los ecologistas. Por eso, explican, se utiliza la sal de mina, que, además, es fácil de manejar en los silos.

El diputado provincial Manuel Martínez, vicepresidente de la Diputación, expresó días pasados su preocupación por el hecho de que en algunos silos habían sido rotos los candados y su contenido había mermado hasta prácticamente el vaciado. Ayer explicó que no presentaron denuncia, porque, en realidad, los silos de la Diputación están abiertos para que puedan utilizar la sal los ayuntamientos que la necesiten. En algunos casos colocaron candados, porque sin previo aviso, y por tanto sin posibilidad de control por la Diputación, prácticamente fueron vaciados. Lo único que se pide a los concellos es que avisen de que hacen uso de los silos, para saber cuánta sal queda y evitar sorpresas desagradables.

En esta campaña invernal, según datos facilitados desde el servicio que dirige Martínez, la Diputación compró 1.100 toneladas de sal, a 76 euros la tonelada ya puesta en Lugo. Cada camión carga unas 25 toneladas.

El estado de los silos

La Diputación tiene una docena de silos repartidos por la provincia. Ayer estaban vacíos 8: Valadouro, Riotorto, Courel, Cervantes, A Fonsagrada, O Incio, Navia de Suarna y Ourol. El de la zona de Lugo (inmediaciones del HULA) estaba prácticamente lleno y el de Ribas de Sil se acababa de vaciar pasado el mediodía. Tanto el de Becerreá como el de Pedrafita, a la hora indicada estaban mediados. Con respecto al de Pedrafita, hay que señalar que la última carga de sal recibida salió defectuosa, porque estaba en forma de polvillo. En el mismo servicio indicaron a la misma hora que un camión que transportaba sal para la Diputación estaba bloqueado en Burgos.

Xunta: doble opción

Por su parte, la Xunta de Galicia, al frente de cuya delegación territorial está José Manuel Balseiro, explica que para los silos desde los que se cubren las carreteras autonómicas en la provincia usan sal de mina, procedente también en su mayor parte, como en el caso de la Diputación, de Zaragoza. Desde los mismos servicios indican en este sentido que al tratarse de «piedras» con más alta granulometría resultan especialmente útiles para su uso ensilado, porque evitan atascos. Señala que en ocasiones, aunque en menor proporción, se usa sal marina, que en este caso procede de las Rías Baixas. Nunca se emplea en silos y se carga directamente en los camiones con la ayuda de una pala. Se utiliza fundamental para elaborar salmuera, es decir, un fundente en estado líquido. Desde la Xunta explican que se trata «

de sal máis auga, que se emprega sobre todo con función de conservación e prevención, xa que permanece sobre a superficie, adherida á calzada e o paso dos vehículos non implica a súa retirada, como acontece no caso de sal de mina».

El organismo provincial pide a los concellos que comuniquen que usan sus silos

A la Diputación la tonelada de sal de mina puesta en Lugo le cuesta 76 euros

Ocasionalmente la Diputación tiene dificultades para encontrar transportistas

Creciente debate sobre el uso de productos alternativos para despejar las carreteras

Hay grupos ecologistas que llevan años avisando de que el uso de la sal para despejar de hielo y nieve las carreteras tiene consecuencias graves. Afecta al entorno natural. Así, en algunos casos se pone de relieve que en el entorno de las vías de montaña en las que con frecuencia se recurre al uso de sal hay gran número de árboles secos.

Por otro lado, en algunos países en los que se registran intensas nevadas se ha empezado a restringir el uso de la sal, tanto por su incidencia en el medio ambiente, como en las infraestructuras y en los propios vehículos. Por su lado, la Asociación Ibérica de Fabricantes de Sal mantiene que la sal es «el agente de deshielo más económico, fácil de almacenar y manipular, no es tóxico y su impacto medioambiental es mínimo cuando se utiliza y almacena adecuadamente».

Extracción mediante proceso mecánico

La sal de mina especial para carreteras se extrae por un proceso mecánico. Tiene un porcentaje de riqueza en cloruro sódico inferior al 98% y tiene una granulometría media. Se usa como fundente y para evitar la formación de hielo. Hay distintos tipos, dentro de las denominadas secas y húmedas. Es la opción de la Diputación y la mayoritaria en el caso de la Xunta de Galicia.

Fomento gastó en Lugo en una semana 2.814 toneladas y 505.000 litros de salmuera

El Ministerio de Fomento, aproximadamente en una semana, gastó en las carreteras lucenses 2.814 toneladas de sal marina y 505.000 litros de salmuera. Cabe recordar que en el dispositivo inicial para la provincia se reservaron 9.300 toneladas de sal y 2.515.000 litros de salmuera. Según las necesidades, se van reponiendo las existencias.

En el Ministerio de Fomento siguen de cerca la innovación tecnológica en materia de vialidad invernal. A juzgar por lo que publica en su revista, pone especial interés en lo que se refiere a la maquinaria, al uso de los neumáticos de invierno o mixtos y a la información meteorológica.

Búsqueda de alternativas

Por su parte, desde sectores ecologistas se insta a utilizar recursos alternativos como fundentes y para evitar el hielo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sal marina contra la nieve en vías estatales y de mina en las provinciales y autonómicas